jueves, 22 de abril de 2010

Una decisión

Te veo caminar, todos los días, pareces solitario, no sé a donde irás. Hoy te has parado a ver un escaparate, me giro para observarte, me pareces muy interesante. Y me pregunto si tu voz sonará dulce, o será fuerte, y sigo mi camino.

Esta mañana no te he visto, y me he puesto a pensar, que quizás te ocurra algo, ¿Estarás enfermo?, muchas preguntas vienen a la mente. De repente un miedo se apodera de mi corazón, y pienso que quizás, ya no estés en la ciudad, que te hayan trasladado a otra ciudad por trabajo.

Es posible, que eso ocurriera. ¡Qué se yo, si no sé nada de ti!

Y sigo pensando...

Pasan los días, en silencio espero con la esperanza de volverte a ver. Me entristece no volver a verte.

Intento pensar, miro las oficinas de la zona, miro los autobuses, miro todo a mi alrededor, pero no me dice nada..no encuentro ninguna pista.

Me intento olvidar, mi camino no es lo mismo sin ti, pero ya casi no recuerdo, me acostumbro a no volver a verte.

Esta mañana, me he sentido especial, me he puesto unos vaqueros, y una camiseta morada, no era una ropa muy elegante, pero me sentaba bien, y me he ido a tomar un café con una amiga. He caminado por otras calles y de repente al entrar en la cafetería estabas tu.

Si ahí sentado con un periódico, un café y unas tostadas, mi corazón está en mi garganta, le siento palpitar.

Me siento con mi amiga, y te observo, eres moreno y tu piel es blanquita, tienes unos ojos oscuros expresivos, que me marean, cuando intento ojearte sin que te des cuenta, pienso lo guapo que eres. También pienso que yo para ti no existo.

Pero no me doy por vencida, hoy me siento guapa, y siento lo mucho que me gustas, y creo que te he cogido cariño también.

Asi que .....

Debo hacer algo.-Pienso-.¿Dónde está escrito que sean los hombres siempre los que cortejen a las mujeres?. Yo soy una chica de ahora, y creo que debo ponerme en acción por tí.

Lo primero que pienso es, que debo contarselo a Sara (mi amiga) ella es un encanto, y me ayudará. Le digo, mira Sara......y se lo cuento.

Acto seguido, decido acercarme a su mesa, y pedirle el periódico

-Hola, perdona, te importaría si me dejas un segundo el periódico para ver los cines.-le digo con voz suave.

-Sï, claro, -me dice mirándome con cara de no esperar una pregunta así.

-Gracias, y me pongo a mirar, no me alejo, me quedo allí.

Noto que me mira extrañado, y parece que se ilumina un poco la cara, yo le sonrío.

-Oye...¿nos conocemos de algo..?.- me pregunta.

Y entonces, respiro profundamente, y como un acto reflejo, le digo -Sí. -de manera tajante.

Me mira, pero no dice nada.

Entonces, vuelvo a respirar, me siento con el, y le digo, que antes siempre tomaba el mismo camino que yo, y que bueno...yo si me había dado cuenta de eso.

El me mira pensativo, como queriendo recordar, y me dice...-Sí,creo que es de eso, es posible que yo también me haya fijado.

-Me llamo Pablo.

-Yo soy Elena.

-Encantado

-Igualmente

Y fué así, como nos tomamos un café. El me invitó, y pasamos una tarde hablando, luego me dijo que me acompañaba al cine, fué maravilloso. Mientras tanto Sara, me dejó con el, y se marchó de compras, para que me quedara a solas.

Pero todo no podía ser tan maravilloso, cuando terminó la tarde, le ví apenado.

A pesar de no conocerle apenas, le insinué que parecía triste, y fué entonces cuando con voz suave y profunda, me dijo que era fantástica, que era ideal, que lo había pasado muy bien, pero es cierto,estaba triste,me comentó que cambió de camino porque le había trasladado a otra oficina, y que el lunes marcharía a otra ciudad.

Yo entonces,en otra ocasión le habría pedido el movil o el correo o quizás el me lo habría pedido a mi, pero se notaba que no era propicio.

Fué demasiado bonito, asi pues yo quería recordarlo así, como una tarde maravillosa, -callé - no le dije nada, tan solo que tuviera mucha suerte, y el tampoco dijo nada.

Nos dimos dos besos de despedida, y cuando se marchaba, corrí hacia el, me daba igual, no sentía verguenza, pensé que era mi última oportunidad.

- Gracias-le dije

Y le besé...fué un beso de cariño en los labios, y con la intensidad de un beso, que se da por última vez.

No le volví a ver jamás, tampoco me importó, no me hizo sufrir, al revés, cumplió un pequeño sueño que tenía, poderle conocer y pasar unas horas el.


No hay comentarios: