miércoles, 14 de abril de 2010

Mi ilusión de todos los días

Cada mañana tengo una ilusión, salgo de casa y cuando llego al trabajo te veo, yo camino hacia mi oficina, y tu siempre vas igual con tu mochila a hacer deporte, entonces me pregunto en ese breve momento que nos cruzamos que a veces es momentáneo, que pasará por tu cabeza en ese momento, y me imagino un sin fin de cosas que puedes pensar, como por ejemplo tu cita con tu novia ayer, quizás algún amigo que tienes que llamar, tal vez que entrenamiento vas a hacer,puede que simplemente que rollo de día me espera, a saber...

Entro en mi oficina y enciendo el ordenador, salgo de ella, y me decido a ir a la oficina colindante por las gradas del amplio pabellón, y no se..quizás te vea entrando al gimnasio.

Los días transcurren sin pensar, pero hoy algo ha sucedido, he tenido que bajar al gimnasio, para hablar con el monitor y te he visto con unas pesas, parecías serio y concentrado y me he preguntado que quizás seas así, de esta manera, serio y responsable.

He estado hablando con el monitor de un asunto de renovación de su contrato, y me ha dicho que subirá a firmar los papeles en cuanto termine la clase, y de repente en un giro de cabeza, he visto que me mirabas, entrecerrando un poco los ojos, con cierto aire interesante.

En ese momento, me he dado cuenta, que has relacionado que me ves cada mañana pasar, que soy la chica que se cruza contigo, y que estaba allí, es posible que tu no hubieras reparado que trabajo en ese Centro Deportivo, que soy una secretaria de allí, y que ahora pienses que por eso nos vemos cada mañana.

Lo curioso, es que cuando he regresado a mi oficina, tenía que marchar a una instalación y me he vuelto a cruzar contigo en el hall, parece que hoy ha sido un día de encuentros.

Esta vez tu has mirado un poco con asombro, como diciendo, no puede ser....otra vez.

Yo he arqueado las cejas, un acto casi reflejo también de asombro y verguenza y creo que he sonreído sin querer.Pero he agachado al momento la cabeza, y ya no sé, que reacción habrás tenido.

Pues así ha quedado todo, pero mañana volveremos a cruzarnos, quizás nos saludemos o quizás ya nos miremos un poco más.

Quién sabe si ha sido casualidad, o algo que ha tenido que ocurrir.¡Pronto lo descubriremos!

No hay comentarios: