jueves, 30 de junio de 2016

La vida trascurre.

Cuando miro a mi madre y me doy cuenta que aunque recuerda su vida no ve la realidad como es, pues pienso que tanto vivido y llegar a la vejez y  no saber nada ¿será que la vida es para olvidar? o que hay enfermedades terribles como la de mi madre que se levanta pensando que está mi abuela o mi padre (los cuales fallecieron). ¿Será más fácil para ellos pensar que todavía no han desaparecido o cada día el golpe de ver la realidad es más duro?. Yo no sé el motivo de estas enfermedades pero es triste, así que yo intento dar mi cariño, que salga a la calle, viaje, y haga todo lo que quiera, porque no puedo controlar como va a evolucionar la enfermedad, el Parkinson es triste y duro, eso sí lo sé.  Y vivir con mucho trabajo y amor :) merece la pena y se consigue mucho.

Mami te quiero y por eso como tú me enseñáste a amar el arte y los viajes te llevo conmigo a Museos donde tú eres tan feliz que el trabajo de trasladarte merece la pena en tu sonrisa.


martes, 28 de junio de 2016

Entre pensamientos

A veces me siento sin fuerzas, el día parece pesado y mis ojos cansados. La rutina me quema, el no sentir que el esfuerzo merece la pena. Todo parece una cadena sucesiva que no nunca llegará a ningún sitio. 


Noto mi corazón hundido entre esa monotonía, entre avatares,  discursiones, el día trascurre e incluso noto que no me siento con alegría. Mi humor se desvanece  como si la fiebre me inundara y me liquidara. No sé el porqué de mi tristeza, entiendo que salgo, me divierto, pero no noto que consiga realizar mis sueños. A veces me siento mal conmigo mismo porque debería estar agradecida con lo que tengo pero no me siento así. Parece un estancamiento, que no me conduce a protagonizar mi vida, es como si todo sucediera de pasada,  y no se implantara para fundar una base sólida. Y me parece una peli de escenas rápidas sin saber que va a pasar en la siguiente escena.

 Esa rutina que no dice nada y pasa rápida es contradictoria, por un lado es lo mismo de siempre, por otro no siento una base, quizás es la falta de un bebé. A veces pienso que las personas que tienen hijos son lo más felices por mucho que se quejen, porque su vida es por amor, y ya no tienen vida, viven para sus hijos, y eso es más feliz que estar sólo sin saber que puede pasar.... Otros personas, no pensaran como yo, yo no lo sé. Pero creo que cuando cuidas a una personita eres especial y tu vida cambia y todo es más consistente. Para mi..que se crea hay una especie de halo de felicidad que se nota en los ojos.


jueves, 23 de junio de 2016

En tiempos de amor

 Esa mañana se levantó diferente, es como si el mundo ya no lo viese desde el mismo prisma. La vida le mostró su crudeza. A su corta edad había perdido a su mejor amigo. 
Era para ella como un hermano, juntos habían crecido en el mismo barrio, cole, y a sus trece años ya le había perdido. 
Lo curioso es que hacía tan sólo unos minutos ella recibía una carta donde se palpaba la alegría y el cariño que se tenían. No sólamente lloró, también, ella notó por primera vez en su vida que su corazón se había quedado sin fuerza, era como si hubiera perdido algo de respiración, y de aliento. Fue entonces cuando esto llegó a su interior y su corazón se desinfló, como un globo.
 Además todo fue muy especial, puesto que no es una historia española de los años 2000, (¡¡no, no que va!!..pasó mucho antes).
 Esta historia comenzó en 1936, por aquellos entonces estallaba La Guerrra Civil en España, duró hasta el 39 y que decir tiene la desolación y dureza de esos años. Nuestros personajes Conchita y José  vivían en una pequeña ciudad al sureste de España. 
Normalmente hacían una rutina como cualquier chaval de cualquier época, iban al cole, (donde les daban un trocillo de pan mientras cantaban la lección), pero, ellos dos sentían algo especial cuando rozaban sus manos, -estaban enamorados-.
 Una tarde sangrienta  y cruenta de bombardeos, los dos corrían como locos cogidos de las manos para esconderse en un monte donde se deslizaban por unos refugios interiores. El estallido de las bombas, aquel sonido retumbaba haciendo una especie de eco, y ellos notaban un frío interior y una espeluznate aunque confortable y familiar olor a humedad. 
Sus madres los buscaban por todos lados asustadas, porque tenían que viajar a las afueras, ir al campo para evitar el peligro, (allí se hablaba de unos hoyos cavados en la tierra donde esconderían a sus hijos, aunque la madre de Conchita nunca metería a su hija allí, por  si luego no podían salir). De esta manera se vivía, entre ignorancia, dudas y miedos, puesto que nunca se sabía como actuar. 

Todo lo vivido en terribles condiciones, les había creado un cariño especial. 

Salieron del refugio a salvo y un carro con unas prostitutas iba por la calzada cuando se ofrecieron para llevarlos a casa. No había nada que comer, tenían hambre y les dieron un huevo duro a medias  y agua para engañar el estómago. A pesar de todo ellos seguían riendo y contando historias. LLegaron a su casa felices y se despidieron con un beso rozando levemente los labios, muy sonrojados por pensar que era pecado, aunque tampoco  les importaba mucho las retailas de Sor María,  puesto que tenían un mundo más puro -el de sus manos y labios juntos-.

 Pero el final había llegado, Jose en unas semanas pilló una infección que no le curaron bien y pasó fiebre muy alta, así que murió por tener pocas defensas, y a saber que más. el caso es que Conchita no sabía nada, pensaba que se habían mudado al campo y no se pudo despedir. Ahora ella, miraba aquella carta mientras sus lágrimas se desparramaban rápidas como si tampoco llegaran a tiempo a demostrar y decirle una vez más, "Jose ¿sabés?, creo que te quiero", -como tantas veces-. En ese momento no le importó la guerra, el mundo, el hambre, o la pobreza más severa, ella no podía sentir que su vida continuara sin el amor de su vida.

 Pues, aquellos niños rieron, llorarón y lo más importante sin tener nada  que ofrecerse ni siguiera para ellos, se amaron como muy pocas personas en este mundo.


domingo, 19 de junio de 2016

Con más encanto

Cuenca 














Os voy a mostrar rincones de sueño

CUENCA




He estado una noche en Cuenca con mi familia, y hemos ido a sitios dispares.

Os recomiendo:

Las casas colgadas
La Catedral
El Museo de Arte Contemporáneo
El Museo Abstracto
Visitar el Puente, y los parques, y entrar en el Centro Histórico


Fotos...








































domingo, 12 de junio de 2016

El mar



Era domingo y paseaba por la playa, estaba en calma y parecía una balsa, anochecía y quedaba en paz, el barullo, el murmullo de la gente se iba 
disipando, con la típica melancolía de rozar casi el lunes.


  1. Recogí los chismes: una revista, unas gafas y el móvil,  empecé a caminar, al mirar al cielo era como si las gaviotas se despidieran al volar.
  2. Entré en el coche, no me sentía sóla, era extraño pero yo sentía más soledad en calles bulliciosas que estando sóla en una playa lo noté como si fuera un hábitat propio.
  3.  A pesar de pensar que ya volvería el verano, que debería planear donde ir en septiembre, (Oporto era buena opción), no quise dar muchas vueltas, dejaría un poco al destino hacer.
  4. Dejé el mar sólo, sin mi roce, sin mi palpar, y parecía que un brillo de luz contrastaba con el celaje azulado en una amplia diagonal como flecha que me señalaba desde la profundidad.
  5. Volvería la próxima semana, volvería a amar mi soledad, en compañía por la naturaleza, volvería a pensar...

Su óleo




Ella no era una gran pintora, pero se había enamorado y ahora llevaba su lienzo en una de sus manos y pinturas en una bolsa, y al cruzar la calle le encontró de golpe. Él, erá el chico que le gustaba.

 Estaba preparada para colorear su vida en su propio lienzo.
 
Era la oportunidad  de intentar un bonito retrato. No lo pensó, le dijo de llevarle a un a cualquier sitio que la inspirase como un parque,  y entre pinos, colocó el lienzo  se sentó apoyándolo en un árbol, sacó sus acrílicos, un pincel, un trapo y un botellín de agua, (le serviría para mojar el pincel)

Y, empezó....

Estaba nerviosa, pues para ella sería su "gran obra maestra o el concetto de su vida" así que, le miró fijamente, respiró para que no le temblara el pulso, sonrió con picardía y comenzó con una seguridad pasmosa que no imaginaba. Mientras tanto, él se colocaba en el césped cómodo para posar. Estaba algo confuso pero lo resolvió con una sonrisa irónica de esas de buff..¿estás segura?,- sin tan poco soy gran cosa-pensaba mientras reía (cómo si todo fuera de broma o no estuviera pasando de verdad).

Ella pensaba que al revés era muy serio, era la "gran cosa de su vida". Violeta, era una chica romántica, muy activa y le amaba en silencio, (bueno..en realidad, él si que lo sabía, porque se lo había repetido muchas veces, pero nadie más).

Manuel, tenía un cuerpo muy bonito, fino pero marcado y una pose natural. Dibujó su contorno, su tez cálida y rosada y por fin su sonrisa, y el brillo de sus ojos.

Entoncés pensó que había pintado su esencia, su alma sincera y el amor que llevaba en su corazón, por eso le salió tan expresivo.

Ella le observaba, mientras marcaba el dibujo de su cara, era un chico muy guapo, porque mostraba una dulzura especial, así que buscó bien entre su paleta cromática, para la tez, mezcló algunos tonos con blanco, otros con rojo y el rosa de sus mejillas parecía vibrar de luz.

Nunca dejó de mirar sus ojitos, su iris mostraba tonos entre marrones y verdosos según le daba la luz, eso le costó más a Violeta, que era una chica jovial y vestía entre hippy y perroflauta, jaja, no era una diva, más bien era  una chica enamorada y creativa y ahí dejó...la gran obra de su vida y el amor de su retrato.


sábado, 11 de junio de 2016

Te alejáste


Era un amanecer que oscurecía, y entre un montón de besos y abrazos me quedé parada para esperar algo que no llegaba o no lucía por sí mismo.

-¿Por qué dices que te vas?. Si no me hablaste de ella, yo no suponía, que era el viento en otra dirección el que me alejaría de tu sombra.

No me creo que seas el mar que me baña cuando el oleaje me sacude y me arrastra, esa marea traicionera, que tan sólo me hace féliz ese salvaje olor penetrante de sal que tenemos los que vivimos en cerca de él.

Tampoco creo que seas el adoquín mojado por la humedad, ni mugrienta  fachada la que me reconozca, cuando ya no estés. 

Busqué en tus ojos un resquicio de verdad entre tanta niebla, aquella que cubría el horizonte por los montes deslizando casi desecha.

No encontré el amor, entre los geráneos de los balcones que lucían hacíendo cara o burlándose de mi ingenuidad, mostrando ese rojo bermellón pasional.

Ahora atardecía en Cádiz. Nunca había visto un anaranjado tan vivo contemplando "El astro Sol", -me quemaba, como un demonio- y mis ojos ardían de ver, y tan sólo por eso  no lloré. No quise arrebartarle esa pasión a la hermosa tarde desde la Bahía preciosa y eterna.

Calpe
Sus calles me envolvieron entre peatones caminaban, olor a frito y pescado, pero ya no volvería a verte.

Esa risa que me hipnotizó sin acusarme de amarte, hizo que tu amor fuera por ella. Nosotras, dos mujeres de arena fina y alma de cal, esa misma arenilla que nos traspasaba. -

 -¡Viva tu cielo!- admiré por última vez-. no  mereces ese paraiso, así que vete y vete y vuelve y vuelve.






 

jueves, 9 de junio de 2016

Así vivieron....


La vida en un instante, se burla de todo lo realizado y te sorprende con lo mejor

¿Quién dice que no puedo en tu ojos mirar....?

MI primera pintura a témperas
La fatalidad del momento, promesas rotas, sueños incumplidos, impotencia, muchas veces se sintió así. Fueron  diversos motivos. Al final,  todo ello le causó inseguridad, pero era una persona que no se conformaba, pues le gustaba leer, aprender y tenía más que otra cosa en el mundo voluntad y  moral para soportar los infortunios.


 A pesar de múltiples fracasos no sabía si era realmente una persona luchadora porque no lograba tras la lucha vencer pero...tenía eso sí mucha moral. Le dolían las críticas porque era sensible, a pesar de ello la gente en general le quería, era muy dulce y cariñoso. Su mirada nostálgica de dolor le otorgaba un misterio que todos querían descubrir, y el se dejaba conocer a través de su sonrisa y un gesto de libertad. Pues esa razón le daba fuerzas para  continuar.


By Inma
 Él solía pensar que alguna vez haría algo de lo cual se sintiera orgulloso  y tras estudiar, trabajar y hacer obras por la gente, al final de todo de lo que se sintió más orgulloso ya no fue de él,  era de su hijo. Tuvo un hijo sí, y conoció su sonrisa, así quedó fascinado, ya no reconoció el dolor en su alma atormentada, y olvidó sin querer, así como en un segundo la desesperanza. LLegó su niño, todo en  su vida cambió. El amor le llegó en un instante y ya no quiso triunfar, y le importó un bledo las críticas, ya nada de nada, por primera vez amó de verdad y sintió la felicidad.


lunes, 6 de junio de 2016

En Junio


Estamos en Junio, y bueno se supone que hay lectores de todas las edades, a saber..pues para los que tengan exámenes que los comprendo que yo hoy voy a hacer uno que suerte a todos y también un poco bastante que lo necesito para moi.
 Y nada yo voy dando los últimos retoques, leyéndo los títulos de las obras, fechas y autores para un poco de repasillo final porque hay cada nombre los de alemania, austria y eso que no veas...espero no fallar y buen la casa patas por alto ya la ordenaré cuando vuelva jaja el finde de estudio ha sido duro :(


Ánimos y mucha mierda a todos jajaa, me piro y ya os contaré.

sábado, 4 de junio de 2016

Si todo ésto pasara...

 Si la brisa me enviara un mensaje tuyo como una señal de que te acuerdas o las olas del mar me empaparan para decirme que recuerdas un día de playa.
 Si los edificios, puentes, cúpulas de la gran ciudad brillaran sus tejas al sol, para contarme de nuestros paseos por avenidas.

 Si todos esos elementos me hablaran de alguna manera de nuestra cercanía al tocarnos. 
 Una mirada cómplice que nos dijera que olvidaramos la rutina y el mundo se pusiera a contarnos los momentos uno por uno vividos.....
Marcaría una historia, nos narraría la nuestra. Un cuento, o fábula, una bella poesía que leo al vivir cada día, porque siempre hay algo que me habla de que estás lejos, de que me has olvidado, de que ya no puedo hacer nada por sentirte y esas pequeñas señales me animan a vivir y a pesar que todo pasó, que nada te importé pero yo me alegré de haberte conocido, de haber aprendido de tu experiencia, de tus consejos, risas, y que de alguna manera ya no como antes pero de alguna forma en una esquina de mi corazón ya sabes que yo siempre te quiero. 

Un poco más de la Bonita Málaga :) qué disfrutéis de verla