domingo, 28 de septiembre de 2014

Anoche.....



Anoche estuvimos en Malasaña (Madrid) en el Club "Ochoymedio"
viendo a "Lorena y su banda municipal y Adanosky" lo pasamos genial :) recomiendo a los dos.

Bonito Madrid




Lorena y su banda Municipal


Adanosky y su banda




miércoles, 24 de septiembre de 2014

Escapada









Me escapé de mi casa a 300km, reservé un hotel, era de cuatro estrellas pero barato, tenía un estilo desfasado por llevar a juego las colchas y las cortinas en un estampado de los años 50 estilo rococó jajaa, o algo parecido.

Al llegar con mi hermana vimos que tenía piscina y subimos, unos chicos jóvenes se bañaban pese a ser las diez de la noche y se suponía que cerraban a las ocho. LLevaban  cubalitros y nos invitaban a la fiesta. Nos dijeron que las chicas que habíamos visto correr habían escapado de ellos.

 Era un contrasentido porque el hotel tenía pinta de obsoleto y formal, en cambio había jóvenes por todos los sofás anticuados del hotel tirados en plan informal. Yo pienso que el ambiente era juvenil dado su bajo precio. 
Al entrar en la habitación, era muy espaciosa, pero se olía a polvo o humedad, pensamos que era por la moqueta, asi que abrimos por la terrible alergia que tenemos a los ácaros, (no fue una noche muy oxigenada, me costó respirar, y los ojos se me enroquecieron). Aún así no fue muy grave, me dormí enseguida. No sin antes ir a ver la ciudad. 
 Fuimos a una plaza de toros había una fiesta de "Octoberfest", pero no bebímos cerveza, sólo dimos una vuelta. Paseamos, cogimos un bus, vimos fachadas yo diría que modernistas  muy bonitas. Y tomamos un "San Francisco" buenísimo con zumo de naranja, realmente se notaba de donde venía las naranjas y el lugar que visitábamos. 





A la mañana siguiente me quedé sóla porque mi hermana tenía una reunión, y al principio pensé en Museos, pero me sentía rara yo sóla en un museo así que decidí pasear a mi bola hasta las cinco que volveríamos a nuestro origen. 

Visité jardines en la "Ciudad de las Ciencias y las Artes"... un río, arbolillos, me senté en el césped a descansar, iba muy cansada porque aunque me pedía refrescos y algo de comer, al estar sóla no duraba mucho en los bares, y pasé a visitar panaderías para desgustar lo típico cuando me adentré por las calles de la ciudad.

Comprendí que es triste estar en plan solitario en una ciudad a pesar de ser un sitio tranquilo, bonito que infunda paz. Es como no saber muy bien qué hacer o dónde ir,pues nadie te dirige, te aconseja, ni puedes reir. 
Te encuentras en aquel enjambre de carreteras, tiendas y bares pensando hacia donde dirigir tus pies.

Preciosa Valencia por su paz, tranquilidad, clima y ambiente.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Un poco de ritmo para un cambio al corazón




Nada pasó porque sí, era su vida no quería estar atrapado en un pasado. 
Cambió de imagen, abrió su mente, pues hizo cosas que nunca había pensado hacer. Se convirtió en otra persona y llenó su vida de poesía. Porque necesitaba cambiar para encontrar a la otra persona que había dentro de sí. Ya no era un tipo rancio, buscó al tipo afable en otro corazón o perdón el mismo que ya no reconocía como suyo. Se enamoró y dijo que ya no iría con traje, los cambió por una mochila, dejó el dinero que ganó en el banco y viajó como nunca había creído poder viajar. Tenía mucho dinero pero se hospedó en las peores pensiones durmiendo en literas con mucha gente y descubrió experiencias. Amó a gente que encontró y creó consigo los mejores amigos, los cuales eran gentes sin futuro o posibilidades pero con gran creatividad y ganas de trabajar. Lo dejó todo, un buen trabajo, el lujo de un coche y una casa, y buscó algo más auténtico. Eso era lo que siempre deseamos todos en nuestro interior;  algo que el dinero ni el poder puede comprar: el respeto, el aprecio, la admiración, sentirnos útiles, y el amor.

viernes, 12 de septiembre de 2014

Murmullos





 Murmullos parpadeantes que penetran en mis oidos, y el cielo nos calienta.

A pesar de ser de noche, y sentir tu mirada de vagabundo de cierto mundo, en mis ojos no hay respuesta.
Yo solía andar en la mañana , a veces me preguntaba desde bien temprano el porqué de haber perdido parte de la paciencia que me caracterizaba, otras veces me preguntaba acerca del porqué me costaba sonreir. Siempre me contestaba consolándome, y me decía a mí misma que: igual sería la rutina y el mismo escenario una otra vez lo que hace que no encuentre una razón para imaginar.

Pero aquella mañana me encontré contigo, tú solías tocar frente una iglesia con tu guitarra, pero yo no me había percatado porque iba ensimismada en mis pensamientos que bordeaban entre lo absurdo y lo inlógico, pero siempre terminaban siendo caóticos y sin mucho criterio razonable. Por esa razón no escuchaba tu voz, ni  veía la manera delicada de tocar.

Yo me saqué un euro del monedero, por fin esa fría mañana que tan sólo la calentaba tu voz, me dedicí a escuchar.
 -¡Qué guapooo!-pensé. Y no dije nada tal vez sí que te sonreí, y eso me hizo olvidar el porqué ya no sonreía últimamente.

Me agaché y te lo dí, tu me inclinaste la cabeza con un saludo y continuaste sin más.

Seguí andando y no te volví a verte jamás, -¡¡ Puede que sí, -¿acaso...tú fuiste un sueño?!! - no quería sollozar y lo hice-.
 Me desrrubé y me senté en un peldaño de la iglesia, y entonces te acercaste susurrando en forma de destellos un sonido en mis oídos.
 No tendrías riqueza alguna pero habitaba en tu manera de tocar mucha vida, sueño, amor y todo lo maravilloso y emocionalmente humano en aquella sorprendente  y sinuante vocecita casi susurrante.

 Así fue cómo me  diste vida, sueño y mucha esperanza.

viernes, 5 de septiembre de 2014