sábado, 14 de enero de 2017

El dolor de una enfermedad y el amor para curarla es primordial

Todo se paró en un instante, el tiempo no era ya un condicionante, su mundo se interconectó con una enfermedad que no la dejaba razonar, y desde entonces todos sus pensamientos volaban, y no se enlazaban. Eran palabras que no tenían coherencia ni sentido, pero así era su demencia -tan cruel y fría que no la dejaba pensar con claridad-.
 Ya no importaba nada pero de vez en cuando leía un libro y recordaba algo... una imagen, o hechos que le recordaban algunos datos o fechas importantes de la historia. Ella había estudiado mucho y algo quedaba por los resquicios de su cerebro. Pero se sentía vacía se daba cuenta que lo había perdido casi todo. Toda su libertad al pensar, toda su capacidad de interactuar con los demás, su comportamientos, sentía una especie de complejo al relacionarse que nunca antes había tenido porque ella era formidable, (guapa, lista, segura, alegre) y aunque seguía con su personalidad, poco a poco apagaba un poco esa destreza y habilidad de moverse por la vida, aún así gracias a muchas personas queridas han conseguido devolver esa gracia vital que todavía habita en ella.

Muchas gracias por saber amar a quien no puede valerse por si sólo.

domingo, 8 de enero de 2017

Las relaciones humanas

Era muy pequeño pero ya se preguntaba por el tiempo. A sus ocho años hacía preguntas de como viajar a través de la historia, (yo pensé este niño va para historiador o científico).
 El caso es que tanto el futuro como el pasado le resultaba curioso, pensaba que los niños eran niños pero actuaba diferentes que en la actualidad, empezó a comparar modos de vida. Veía a sus amigos con la play, con las clases inglés, informática, pintura, acordeón etc.... y con las tecnologías en general. Tampoco le parecía muy mal pero necesitaba otras cosas... quería jugar pero con sus amigos en la calle, y así poder hablar en directo, reir con otros chicos de su edad -socializarse en general-,  pero...para su desdicha, no pasaban tiempo con él,  la triste realidad es que se sentía sólo con tan sólo 8 años. 
Cuando  una tarde le preguntó a Miguel que si iba a su casa a comer bizcocho y jugar a cartas pero le dijo que tenía informática, se sintió muy triste. Entonces al cabo de una semana descubrió que sus padres de pequeños si jugaban en la calle todo el tiempo, que para hablar con una niña no necesitaban "whats o face", y que pensaban e inventaban todo el rato aventuras, y juegos.
 Entonces pensó apuntarse a los "Scouts" como su madre de joven, y sin saberlo del todo encontró un mundo de convivencia, en el cual se podía respirar aire puro, un paraiso de juegos con cuerdas, globos, canciones, hogueras, y  de supervivencia a groso modo muy interesante para su imaginación.
 Buceando en el pasado se encontró con gente que con menos medios inventaban lo magnífico, y el futuro podría ser más creativo que lo que nos regalan sin nosotros esforzarnos apenas nada la sociedad en la que vivimos, y eso le cautivó. 
Ahora su pequeño mundo cambió, se estaba relacionando más. Sus experiencias le hacían soñar, pues se sentía amado, incluso más ágil que otros niños, aprendió a comer bien, y eso le impactó, realizaba muchas actividades que pedían un esfuerzo físico y psíquicos. Así pues... iba a marchas, excursiones, y no necesitaba un "móvil" o una "play" como sus viejos amigos, pero  lo más importante es que logró ser más feliz.

jueves, 5 de enero de 2017