miércoles, 23 de abril de 2014

Interesante enlace - Architecture

Instituto Salk

Museo





Adiós para siempre, o para siempre adiós

Dime...¿ahora qué piensas?. Yo no puedo imaginarlo, quizás porque ya no somos los mismos de antes. O puede que jamás nos llegáramos a comprender.

En este punto...no aspiro a nada especial. 

Aún así .....a pesar de los años sin verte...

puedo imaginar volver a verte, pero ¿?... -¡¡un hola ¿qué tal?!!-: abrazarte suave y lentamente, sonreirte, y dar un pequeño paseo contando cosas que no sean importantes para ninguno de los dos.

Algo superficial, pero.....¿qué me dices?, yo ahora no puedo pensar en más.


Tu sonido al hablar, tus brazos al abrazar, tus ojos cálidos y preciosos al mirar, y quizás es mucho pedir algo que nunca me diste, una palabra de cariño.



E imagino que después de eso un:  "adiós para siempre, para siempre adiós".


martes, 15 de abril de 2014

Buenísima, os la recomiendo


Fotos que me gustan



A veces caminamos sin saber, y es cuando de repente, en un pub puede que te llamen, te pregunten sobre una canción que cantas : -¿oyes sabes de quién es el grupo?, y quizás tengas una aplicación que escuchando la canción te diga el nombre. Nunca sabemos donde se conocen a las buenas personas :)















miércoles, 9 de abril de 2014

El sol


El sol estando en el cielo, ya no iluminaba porque se encontraba triste. Esto provocó una gran oscuridad, que los seres humanos no podían soportar. Ellos caminaban con linternas. En las terrazas de los bares se instalaron bajo farolas, no había vida, y los animales,  las plantas y así las flores, se iban marchitando y muriéndose.
Las personas en la sociedad no sabían que hacer. Algunos creyentes pensaron que era un castigo divino, semejante al diluvio, pero nadie sabía. Entonces, hubo gente que se encerraba en las iglesias a rezar, otros subían al monte a suplicar a la naturaleza que cambiara, pero nada daba resultado.

 Pero un día de desesperación, una muchacha que habitaba un país cálido, se dio cuenta que estaba también marchita porque no la quería su amor. Ella se había enamorado de un joven que contínuamente la rechazaba o la ignoraba, al principio le olvidó, pero luego se percató que su tristeza emanaba de la ausencia de aquel amor. 

Cada día estaba más triste y apagada, es lo que hizo que el sol que siempre la había acompañado como una especie de ángel protector, un buen día  absorbió su tristeza y junto a ella se quedó sin luz ni calor.


El joven que ignoraba que todo era por su actitud, paseaba por la calle, y se acercó a la muchacha, apenas se veían porque no existía la luz pero le tomó la mano y la besó, y le dijo que ahora en la oscuridad de su amor se había dado cuenta que había sido necio y que la amaba de verdad.

Ante el beso, el sol se alegró y poco a poco empezó a renacer como por arte de magia. Fue así como volvió la luz, volvió el amor.




jueves, 3 de abril de 2014

Pinceladas

 Pinceladas al azar, ¿qué pretendes expresar?. -No importa, no es la lógica lo que quiero proyectar-, puede que estas manchas de color empastadas, significa que hoy puedo ver el sol tras el color.
Es importante no tener una norma, es una composición por casualidad, algo que me haga sentir que te pueda amar.
Es un privilegio poder salirme del marco, es que...necesito expandirme hasta allí, donde tú estás a través de mis manos al dibujar.

Quizás sea locura, o puede que mucho  amor, pero te diré que..."no quiero nada más, que":  este instante de vivo color. Yo no quiero un futuro que no pueda pintar, tan sólo quiero esta mancha de color empastada para ahora, un minuto...un segundo....no necesito más si tú no me puedes dar.