sábado, 30 de marzo de 2013

domingo, 24 de marzo de 2013

Conchita y Alfredo

Al día siguiente Anita, se despertó y le dijo a Conchita que se iba lejos, sus padres eran terribles, y decidió ir a casa de su prima, ella la entendería. 

Se despidió de Conchita con muchos besos, abrazos y lágrimas en los ojos, sabiendo que quizás ya se verían únicamente de manera esporádica.

Conchita se arregló para su cita con Alfredo, tenía la horrible sensación de miedo por Anita a pesar de que, estaba siendo valiente. Con paso firme luchando por su bebé, porque nadie le diría cómo tenía que vivir, y qué hacer, y no se casaría con un hombre que no amaba, engañándole, por el qué dirá la gente. Puesto que a ella ya le importaba un bledo, lo único que podía pensar era en su bebé.

Era un día frío, parecía como si la meteorología, se hubiera confabulado para que ese helor se comprimiera en su cuerpo. Llevaba  ropa limpia, olía a jabón y sus mejillas encontraron el color rosáceo idóneo para hacerla más jovial y perfecta.

Se aproximó a la cafetería, se giró, y allí sentado con un periódico estaba Alfredo, ella había olvidado el contrato y no había hablado con su madre de nada de la vivienda. Así que, con las manos en blanco, decidió ser sincera con él, no podía mentirle.

Se acercaba a paso lento, le temblaban las piernas, y allí estaba él, con una pose erguida y con la mirada dulce.

-Buenos días, siéntate por favor, ¿un café?
-Sí, gracias, buenos días Alfredo - le miró diferente, ahora reinaba una paz interior que aquel frío de la mañana se había convertido en tibia primavera.
-Estás muy guapa - se sonrojaba Alfredo
-Gracias, tú también, verás; ante todo no he traido contrato ni nada, tuve un incidente, tenía que socorrer a una amiga ayer, y mi preocupación hizo que me olvidara del tema, además, yo tan sólo quería, pasar a hablar contigo, y fue un poco excusa, aunque era verdad lo que te conté, pero el fin no era eso lo más importante.El caso es que,  me gustaría ser tu amiga, y no quiero tener timidez ante tí. Pues quiero que nos podamos ver tranquilamente y todas esas cosas que se hacen cuando estás a gusto con una persona.
-Vaya, no esperaba tanta sinceridad, me sorprendes, yo la verdad, es que también quería verte, me encanta estar contigo, creo porque siempre me he sentido bien cuando te he saludado, y no sé una especie de alegría que siento al verte, jaja, me estoy explicando fatal y eso que. algún día seré letrado, pero para estas cosas no sé ni qué decir.
- A mí me pasa igual, ja,ja perdona.

En aquel cálido momento sus ojos se acercaron con el calor del café, sus manos parecían juntarse porque sí, el aire les acaraciaba a pesar de ser frío y encontrarse en la terraza.

Alfredo no tenía el valor de besarla, nunca había estado tan atraido por una chica, y se sentía sin valor.

Conchita no podía hacer nada, ella necesitaba que fuera él, el que tomara la iniciativa, pero no le importaba, ella era feliz a su lado, acariciando sus manos, viendo sus ojos, sintiéndolo cerca.

Una bonita fría mañana de invierno, no se besaron pero os puedo asegurar que el tiempo los mantuvo unidos para siempre.

Envejecieron y volvieron a juntar sus manos, ahora era otra cafetería, no estaban joviales físicamente, pero sí en su corazón, se amaron siempre, tuvieron dos hijos y Anita encontró el amor de su vida, lejos de sus padres a los que por desgracia, los volvió a ver pero nunca perdonó.

Fin

Navegante, se hace camino al navegar




viernes, 22 de marzo de 2013

Y así llego mi primavera, pues un sentimiento extraño acontecía, no habían flores, ni soles, ni amaneceres.
Mi cuerpo sentía el helor del invierno, no se había descongelado todavía, ni de tus frías miradas, ni de tus anhelos no saciados.

Pero la luz se encedió una noche de Primavera, te volví a ver, tampoco habían caricias ,ni besos, ni abrazos, simplemente como una suave brisa te acercabas a mí. Todavía todo era distante, y yo temía no hacerte sentir, no hacerte reir, no saber que decir.

Y así una noche tras el deshielo, tu aroma cálido vino a mí

jueves, 21 de marzo de 2013

¡¡¡¡Heyyy qué ya llega con furor, Semana Santa!!!!

¿Y cómo empieza la Semana Santa?, pues con la LLamada

martes, 19 de marzo de 2013



Conchita y Alfredo

Anita se apresuraba a buscar a Conchita. Ella salía de casa de sus padres llorando, y al llegar a casa de Conchita su madre le comentó que había salido y no sabía hacia donde, y  que si quería se quedara a cenar.

La madre de Conchita se extrañó cuando Anita le dijo que no, que prefería esperarla en la entrada, (qué raro que Anita rechazara un guiso de ella)-se preguntaba para sí-.

Anita bajó al portón cuando Conchita alegre y con los ojos chiribitas por su cita con Alfredo llegaba casi deslizándose al caminar.

Conchita entraba en el portal ...

-Hola Anitaaa, ¡¡¡ven a mi brazos, preciosa!!!- emocionada casi llorosa abrazaba con ardor a su buena amiga (Anita había sido para ella como una hermana;  de ella brotaba un corazón noble, no tenía doblez en nada, y era dulce, espontánea, y algo cabezota, pero su ojos al sonreir, creaban una química entre ellas muy especial, puesto que eran capaz de sonreir a la vez, sin apenas hablar, como un gesto de complicidad).

-Conchita, ains.. si supieras las ganas, y lo que te he echado de menos, ha sido una pesadilla- . Bueno te diré algo, miraba hacia arriba, tu madre te espera y creo que sospecha que teníamos secretos que contar, pero déjame que te cuente lo que ha pasado en casa de mis padres, y por favor dile a tu madre que sí quiero cenar y que si me puedo quedar a dormir, que te echaba de menos. Aunque en realidad no es un capricho, necesito quedarme esta noche porque....(se hizo el silencio)...no tengo a donde ir- suplicaba llorosa, triste, y deshecha Anita-.

-Verás, -continuaba hablando-, he tenido el valor para contárselo, pero resulta que después de gritos, histerismo por parte de mi madre, y una fría y seca mirada por parte de mi padre, la solución que han encontrado para mí es macabra, verás quieren que me case con el Sr Antonio, que tiene.. ¿cuántos? ¡cincuenta años por lo menos!, (él siempre me había pedido en matrimonio, -iluso baboso-), bueno el caso es que tendría que decir que me he quedado en cinta, la noche de bodas, y como no es muy ávido en la cuentas, pues pensaría que el hijo es suyo y yo tendría mi buena reputación sin entredicho-

-Ohhh, Anita, es horrible- pensaba sin dar crédito Conchita- bueno, la miraba con dulzor y algo de lástima, por el momento te vas a tomar un guisito de mi madre, te quedas a dormir, que mi madre encantada, y mañana ya pensaremos algo.





domingo, 17 de marzo de 2013

LLuvia

LLuvia que templa el cielo, el suelo, y tu corazón y gota a gota emana recuerdos olvidados de una tarde como hoy de domingo. Bello sueño es tu recuerdo pero caído del cielo no se cumple, son como gotas de agua que deslizan por mi pensamiento, y ya no me volverás a encontrar mojada en la tierra sendente ante tí, esperando tu regreso como lluvia del cielo que cae, resbala y se evapora sin más.


Relieve funerario de un Hoplita

koré

Koré del peplo pincha aquí para ver la página




La dama de Auxerre


Voy de Jura de Bandera :)