miércoles, 17 de febrero de 2010

Es una mañana fría de invierno, el viento se deja caer por las persianas entreabiertas.

El sol hace un amago de calentar el día que amanece y dar luz a mi hogar.
respiro el aire que entra, es puro, cristalino y me da vida, de esta manera me siento reenacer.

Me planteo que tengo la oportunidad de un nuevo día que despierta, y me siento agradecida.

Esto es porque ayer visité a Ana está en el hospital luchando por su vida, y me puse a pensar.

Que todos los días, siento como una luz nueva entra en mí, e intento dar alegría a mi vida.

Pienso en muchas cosas, en cambiar constantemente mi vida, pero me entristezco cuando no lo consigo, pero tengo esperanzas en hacer algo extraordinario, y cuando sea una señora muy viejecita, recordar lo que hice.

Veo que las personas, a veces son tradicionales, que sus únicos sueños es estudiar, buscar un buen trabajo, y formar una familia.

Pero yo hablaba de amanecer y respirar el aire, salir a la calle y ver la naturaleza, y de pensar en hacer cosas, que deben de hacerse porque la vida es única, y estamos de paso.

Entonces me pregunto, qué pasaría si no pensáramos en esos tópicos, si fuéramos más espontáneos y nos dejáramos llevar por el viento.

No tendríamos una vida estable ni una seguridad por lo tanto se supune que seríamos muy desgraciados. Que nuestra familia y amigos nos llamaría bohemios o locos.

Pero a veces pienso ¿Y sí no lo hacemos nunca? ¿Y sí no nos dejamos llevar por un impulso? ¿Qué recordaremos entonces de nuestra vida?

No se, lanzo estas preguntas al ciberespacio a ver si alguien encuentra una solución.

2 comentarios:

Kike dijo...

Es interesante lo que cuentas. Por una parte debemos aprovechar el tiempo que tenemos... pero por otra... si lo pensáramos constantemente... disfrutaríamos realmente de ese tiempo? o estaríamos todo el tiempo pensando? Con lo cual es mejor no pensarlo... pero entonces, lo haríamos?

(ya me he liao...)

Como siempre, muy bonito :) Un beso

viktoria dijo...

¡Qué ilusión!!!!.Gracias por tu comentario, no sabes que alegría que te guste.....ya estoy féliz de aquí a cuatro años jejeje.

Pues tienes mucha razón, si te soy sincera lo he tenido que leer tres veces...pero me ha gustado tu filosofía..

Bueno por mi experiencia, suelo pensar mucho las cosas...antes de hacerlas....cuando son cosas importantes o cuando repercuten a otras personas, entonces sí, suelo ser responsable.

Pero otras veces me dejo llevar por mis impulsos, y te digo que la mayoría de las veces no han salido según pensaba, pero tampoco me arrepiento porque he realizado cosas diferentes, que a lo mejor no me han servido de mucho, pero en ese momento tenía esa necesidad de expansión y lo he hecho

Un beso muy grande...sigo trabajando que ya me han pillado una vez un chico con el blog hace cinco minutos y no es imangen jejejee