sábado, 20 de febrero de 2010

El Reecuentro

Llevo los vaqueros viejos que a el le gusta, unas deportivas marrones con cordoneras viejas, una mochila de tela a franjas de colores amarillas y rojas..y el pelo alborotado con mis pendientes que me cuelgan de las orejas, creo que huelo bien...jeje

Es importante este encuentro para mí, voy a ver a mi amigo de la Universidad que hace años que no he visto...y estoy tan feliz que podría ponerme a bailar y cantar en la misma estación mugrosa que por cierto, eso si que no ha cambiado en años....glupppp

Pero no bailo, me siento encima de un escalón, la verdad no me importa llevo mis antiguos vaqueros que se han sentado en sitios más sucios jijiji ¡Qué tiempos!!

De pronto veo que viene el autobus y allí por la ventanilla me parece que es Javi, si que es él, mi corazón empieza a latir muy fuerte, y la sonrisa me llega mas allá de las orejas jejejeje.

¿Exagerada decís? .-No, no soy andaluza ¡Ojalá ojuuuu!!!!.

Me acerco y digo.- ¡Pero niño, ven aquí a mis brazos! -Javi,¡estás irreconocible!
- ¡Qué guapo, y que mayossss!!!!

Vicky mi morena de ojos pillos jajajaa ¿Cómo estás, ardilla?

¡Qué alegría cielo, tengo mucho que contarte! dije yo, todavía sorprendida

La tarde se cubrió de oscuridad, pero sus corazones brillaban a pleno sol, estaban juntos, habían sido amigos, complices, y habían pasado juntos penas y glorias.

Tenían hermosos recuerdos, tardes de cantina saltandose clases, salidas y fiestas.
También compartían días y noches de sueño, muchos cafés para estudiar de madrugada. Algunas penas por suspensos e injusticias, que a veces no eran tales, pero eso era al menos lo que a ellos les parecía cuando suspendían.

La tarde se llenó de luz para ellos, fueron a tomarse a una típica tasca de su hermosa ciudad estudiantil, un bocata como los de antes y una birra muy fría, para brindar por su alegría.

Y de noche como en los buenos tiempos, Javi se enfudó también unos vaqueros y una sudadera, asi decieron ir a bailar a un pub de la ciudad, su estilo alocado como de costumbre, ja,ja, más bien en plan heavy como ella le decía, y la noche se cubrió de risas.

El alba salió al amanecer para despedir con lágrimas a dos buenos amigos, y el recuerdo de aquella noche, será su última salida como amigos.

-Bueno, dijo ella.- La próxima vez que te vea a parte de ser un importante picapleitos, estarás casado, no habrá mas bailes, pero la noche que me has concedido como despedida, es una de las mejores de mi vida, asi que....te deseo el mejor matrimonio y que de vez en cuando te acuerdes de tu amiga vicky...yo también me acordaré de tí.

El sonrió y le dijo, me caso con una chica estupenda, estoy enamorado, pero tu siempre serás mi ardillita y no te olvidaré.

Así se abrazaron esperando ilusionados el día de la boda.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Vaya, que tiempo siiiiii!!
esos son los que duran y duran....jaja.

Muy graciosa la historia

Un beso