miércoles, 28 de julio de 2010

Relojes en la oscuridad -Nacha Pop





Si pudieramos parar el tiempo, en un momento de tu propia existencia. Y decir:

-¿Esa era yo?

-¡No me reconozco!.

- ¿Qué ha pasado conmigo?, ¿Yo reía así?.

Y entonces...

Descubrir a alguien que se asemeja a tí, pero ya no es la misma. Ni mi físico, ni mi interior es el mismo. Se parece a mi personalidad, aunque no recuerdo hablar de esa manera, sentir de esa manera, ser de esa manera.

Pero después de ese momento de retroceso en el tiempo. Piensas.....¿Cuántas veces has creido que, si volviera atrás, sabiendo lo sabes ahora, todo sería diferente?

Pero la pregunta sería: ¿Entonces... sería mejor?.

Puede que sí, que se arreglaran cosas, pero a consecuencia de ello, no nos equivocaríamos, ni en nuestros comportamientos, ni en las personas que conocimos.

Y bueno....¿De qué aprenderíamos entonces?.

¿Y quién dice qué actualmente con la experiencia que tenemos, no estamos equivocados?

¿Puede que las locuras, atolondramientos, e incluso los momentos de retraimiento y timidez, fueran los correctos?

Es posible que ahora pensamos más las cosas, nos ponemos pautas y conductas a seguir; por esto, echando la vista atrás no haríamos ni la mitad de las cosas que hicimos, pero eso no nos impide recordar con nostalgia nuestro pasado, simple y llanamente echarlo de menos. Y yo creo que eso es por algo.

Son necesarios nuestros fallos y aciertos, asi pues, somos imperfectos en el pasado, en el presente y lo seremos en el futuro.

Y si volvieramos a nacer, se recorrería el mismo camino de imperfección.

No hay comentarios: