lunes, 29 de marzo de 2010

SEMANA SANTA

La ciudad se viste de luz y de color, puedes sentir el calor de las antorchas al pasar cerca de ti.
Es un muestrario de flores, que invaden tus ojos al latir los escollos de tu corazón.

La pasión se aprecia en los penitentes, bajo sus capuces sienten el rezo y el orgullo de lleva a su Santísima Virgen o Cristo.

Los santos y esculturas del nuevo evangelio, se complacen visitando la ciudad. Cada paso cada oración está latente y se muestra inmortal en quienes con su creencia la esbozan una y otra vez.

¿Cómo describir la fe?. Es personal, y no se puede explicar, solo mostraré lo que se yo personalmente siento.

Cuando veo a la Virgen pasar con su manto florido y bordado, más digo que cuando veo a los portapasos llevar el trono con orgullo y felicidad y la gente observando con ecos de profunda fe, es cuando notas que algo pasa por tu corazón.

El calor del amor y el recuerdo del sufrimiento se introduce en tu cuerpo con una mezcla de pasión y dolor.

Recuerdo un gremio de pescadores, muchos de ellos vivían en un barrio a las afueras, se cuenta por aquellos entonces que poseían una Ermita, y dicha Ermita fué destruida, pero la pasión que les reunía fué la que hizo que fundaran una nueva, con empeño y trabajo..¡Es increible!...La imagen que pasean por la calle recibía culto en esta capilla y gozaba de gran veneración pues su origen se basaba en leyendas..y a partir de ahí se creó una hermandad.

Me gustaría invitaros a pensar a sentir, y a visitar tantas ciudades de España que celebran su Semana Santa con pasión...y nunca olvidareís, aunque no seaís creyentes, como se vive, como se palpa el ambiente y la profunda fe, que mueve a las personas que día a día, año trás año, viven para que nosotros podamos ver algo tan precioso.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Una saeta por favor....y ya me me quedo sin habla...di que sí...y vamos a disfrutarla .......una procesión, un vinito dulce y un montadito, a nuestra salute....jejeje