jueves, 21 de enero de 2010

Mi experiencia de un grupo de chicos autistas del Instituto.

Yo la verdad conozco poco de esa enferemdad, dicen que suelen ser inteligentes, pero que se aislan en su mundo.
Recuerdo como si fuera ayer cuando entró ese grupo de chicos, debo confesar que soy humana y se me cayó el mundo a los pies en cuanto los ví.
Parecían algunos decaidos como zombies en una peli, otros más excitados hacía movimientos con sus manos, y yo estaba ahí sin saber cómo tratarles, nadie me contó nada de ellos, nadie se dirigió a mí para contarme cual eran su carencias o particularidades, yo tampoco prengunté, dije total aqui, he venido a trabajar y eso haré. Durante la clase intenté estimular su atención era el primer día que les veía y así ir conociéndolos, habían algunos que movían rapidamente las manos en un gesto nervioso, otros no me escuchaban, otros se abrazaban, y así cada uno hacía un gesto diferente.
Pero me llamó la atención tres chicas, estaban en el mismo grupo, pero ellas hablaban y percibían las cosas que pasaban, entonces me puse a hablar con ellas. Me dijeron que no eran guapas y al parecer me dí cuenta que ellas se percataban que tenían esa enfermedad y se sentían acomplejadas, les dí muchos ánimos y me dieron una profunda pena, eran guapas de verdad, tenían los gestos un poquito se les notaba en los rasgos, y eso puede ser que les hiciera sentir diferentes.

Pero ¿Por qué pasaran estas cosas? ¿Por qué la vida no les da una oportunidad de ser gente corriente? ¿Y por qué tienen que sufrir?

Todavía cuando lo recuerdo se me parte el alma.

No hay comentarios: