lunes, 25 de julio de 2011

Una salida


Encontrar una salida sin pensar, ahora en este instante, ahora que estoy estancada en un mundo cerrado, donde no encuentras escapatoria, buscas y rebuscas, y vuelves a caminar, tus pasos siguen el sentido del instinto, y piensas lo fácil que sería si hubiera una puerta donde a través de su vano poder escapar, pero no hay salida.

Es más complicado que todo esto, es más complicado, pues no es material, es una escapada a otra situación, a otro mundo, no importa, porque todo se queda parado, y el tiempo no pasa, apenas tengo fuerzas para hablar, da igual quizás ya nadie espere, quizás no hay salida, es mejor dejar pasar la vida. No anticipar nada, seguiré andando, y mirando, buscando ese rayo de luz que me pueda iluminar, y me lleve a esa salida, y no sé si iré sóla o querrás venir conmigo.

8 comentarios:

Jose dijo...

Me recuerda a algo que escribí sobre unas puertas hace un tiempo, jajaja.

Hay salidas, Vick. Si no es por una puerta, es por una ventana o por donde sea. El caso es que hay veces que nos lo ponemos muy difícil para encontrarlas y entonces no las vemos o mejor dicho no queremos verlas.

Lo importante es lo que dices al final "buscar el rayo de luz", eso implica acción. Y para encontrar la salida, irremediablemente tenemos que poner de nuestra parte.

Me gusta.

Besitos ^^

Vick-al dijo...

Lo leí, pero ahora lo veo diferente, entras en puertas y puertas buscando una salida, o quizás esperando un sitio donde exista el alivio, pero dices que al despertar, parece que se encuentra en el mismo sitio, por lo cual quieres decir que no hay salida por más que busques? ¿o es que comienza desde el principio otra vez a buscar otra salida?.

Lo he vuelto a leer, y me ha gustado muchísimo.

Besitos.

Jose dijo...

Cada puerta tiene un símbolo y eso las hace especiales. Realmente, cada puerta es una salida. Como te he dicho, siempre hay salidas, otra cosa es que no sepamos valorarlas.

Voy a desarrollarlo un poquito más, aunque no me gusta porque es imponer mi visión a lo que has leído y eso no me gusta. Pero bueno, ya que lo has vuelto a leer...

La primera puerta es la del suelo, realmente podría intentar escapar pero necesita "esfuerzo". La siguiente puerta es la del espejo, le está diciendo que la salida está en "sí mismo", pero no se da cuenta. La puerta del jardín necesita "inteligencia". La puerta de la cueva necesita "valor". La puerta de la habitación agrietada y con manchas le pide "orden". La puerta de salida es un "engaño", de hecho cae en él repetidas veces. Y la puerta de piedra necesita "voluntad".

Cada puerta es como si diera respuestas a las preguntas de su vida y la conclusión de aceptar tomar esa salida pasa por tomar la decisión apropiada. Lo que vendría luego podría ser maravilloso, como el caso del jardín o peligroso, duro y difícil como en el caso de la cueva.

Además están los símbolos que dan una vaga idea del significado oculto de las puertas. Por último está la puerta del techo, despierta y llega al mismo sitio. Pero, ¿por dónde entra? ¿Podría salir por allí?

Seguramente, pero dudo que fuera para siempre.

Me gusta más tu texto, porque aunque se parezca en algunos aspectos, el final es esperanzador. Es lo que tiene tu optimismo, jajaja.

Besitos, Vick.

Vick-al dijo...

Pues leeerte entonces, es como ver un cuadro de Jan Van Eyck como por ejemplo "El matrimonio Arnolfini" lleno de simbolismo.

http://arte.observatorio.info/2007/10/el-matrimonio-arnolfini-jan-van-eyck-1434.

Bueno no es igual, lo tuyo escrito en plan metafórico, contiene su significado.

Pero me ha recordado, y quería compararte con un artista.

Besitos.

Jose dijo...

Ohú, las comparaciones son odiosas y en este caso más, jajaja.

Mientras Van Eyck con un cuadro es capaz de representar totalmente una clase social de una época determinada con todo detalle. Yo apenas soy capaz de describir lo que pienso, ni de lejos.

Ya que estamos te voy a dejar otra de Jarabe de Palo, fiel reflejo de mi personalidad, jajaja:

No suelo compararme - Jarabe de Palo

Entiendo las comparaciones por el cierto aprecio que puedas tener, pero justo por eso no puedo tenerla en cuenta por sí misma sino como algo cariñoso. A veces perdemos la objetividad y eso no es malo, pero no se puede uno dejar llevar por eso.

Besitos ^^

Juan Rodríguez Millán dijo...

Comprendo y conozco la sensación, y lo mejorque te puedo desear es suerte. Y que no dejes pasar la vida. Que pase, sí, que eso es inevitable, pero tú no la dejes. Tú agárrate con fuerza a lo que quieras.

Vick-al dijo...

Hola Juan, encantada, ayer me pasé por tu blog, creo que fue, dándole a siguiente blog a veces leo algunos blogs, y me gustó mucho.

Tienes razón hay que luchar por lo que se quiere, que la vida al final es una constante de voluntad.


Gracias por tus ánimos, y bienvenido.



Un saludo muy grande

Vick-al dijo...

O quizás te encontré por el blog de una amiga, ahora recuerdo.


Bueno pues como sea, encantada.