domingo, 29 de agosto de 2010

Ella




Tenía una larga melena rojiza, que hacía juego con sus almendrados ojos, su carita era algo redondeada, pero lo justo, para parecer elegante. Su piel era blanquecina y las pecas asomaban cerca de su naricilla. Tenía una gran belleza. No era perfecta, no había una gran simetría, ni tenía facciones extraordinarias, pero poseía gracia en su rostro. Limpieza en su piel y luz en su mirada.

Lo peor de todo, es que ella lo sabía, y aunque su apariencia era de "pura inocencia". Era perfectamente consciente, de lo que su belleza podía acometer en las demás personas.

Todo comenzó de niña, cuando empezó a darse cuenta, a pesar de su corta edad, que tras una sonrisa suya inocente, y algún suspiro, conseguía de sus padres todo lo que quería: una muñeca, ir al circo, etc...

Cuando tuvo quince años, empezó a conseguir citas con chicos, a los cuales les reía las gracia, y se dejaba besar para conseguir, ser la única en su corazón, pero cuando ya los tenía medio embobados, es cuando ya no encontraba en ellos ningún misterio. Asi, empezaba a verles poco interesante, y les dejaba plantados, sin piedad, y con alguna risita.

No se daba cuenta, que lo que simplemente ella pensaba que era un poco caprichosa, iba más allá. Poco a poco se estaba convirtiendo en un ser insensible y superficial. Nada ni nadie, en este mundo le importaba demasiado.

Pero no contaba que con el tiempo, esos chicos inocentes se transformarían en hombres, y ella en una mujer.

Y apareció Chisco......

Como ella era muy caprichosa, lo primero que se fijó de él, fue que le hizo gracia su nombre (no era un nombre, era un disminutivo de Francisco) aun así, le pareció original. El tenía todo lo que ella deseaba...Era un surfista (que fashion, le pareció) y tenía un descapotable, tocaba la guitarra.. y un sin fin de cosas guays como ella decía.

Tambien Chisco, contaba con un físico excepcional: fuertes músculos, espalda ancha, ojos negros y grandes, una piel perfectamente bronceada.¡Un sueño, sin duda!.

Ella ignoraba, que Chisco no era como los chicos que había conocido,que se enamoraban de ella, como grandes soñadores, y que eran tan buenos de corazón y tan inocentes, que aguantaría sus mecanismos de dolor.


Al principio, le pareció muy similar a otros chicos. Era complaciente, le hablaba de poesía, le dedicaba canciones. Sus palabras y sentimientos eran sinceros y dulces. Ella pensó que le tendría para ella por siempre.¡Qué fácil! -se enorgullecía.

Un día Chisco, la vió en una cafetería con otro chico. Ella se percató, pero pensó, que como el andaba muy enamorado, pues que decir tiene que la perdonaría, en cuanto ella llorara un poquito, y le hiciera algun teatrillo. Era su arma de mujer, la más preciada.

Cinco de la tarde, paseo del muelle.......

Ella esperaba a Chisco como cada sábado, para besarse en silencio, y amarse en su pequeño apartamento. Noche de pasión ¡qué bien!, se miraba el pelo, el cual estaba como siempre: perfecto.

Pero Chisco no apereció, es más, ella se enfureció, en vez de entristecerse, o pesar en su culpa...no, no ..ella se enfureció.

Corrió como loca, con sus frágiles piernas, enfundadas en zapatitos de tacón rojo (como siempre muy coqueta), al apartamento de Chisco. Y.....

¡Decepción!. No había nadie.

Le estuvo buscando todos los días, uno por uno durante un mes(ella nunca había echo nada por el estilo por nadie). Era nuevo para ella: estaba enamorada.

Perdió la esperanza, entonces es cuando pensando; se dió cuenta que la cita con el otro chico, podría ser la causa.Pero.. ¿cómo alguien se podía enfadar por eso?,¡sí ella era una diosa! - era un placer estar con ella- pensaba, y pensaba..

Regresó al muelle, era la última oportunidad, ya no volvería pero necesitaba volver, era sábado y había pasado un mes.

Chisco paseaba por el muelle, con otra chica, ella era castaña y tenía el pelo ondulado muy sexy. Aunque parecía una niña buena y dulce, nada que ver con ella; una chica más madura y con más corazón.

Ella se giró, y les vió. Chisco ni se percató, se había olvidado ya de ella.

Paseaba féliz y relajado, bromeando con esta nueva chica, y se percibía amor: amor verdadero.


Ella comprendió, que le había perdido, y sintió un dolor en su corazón. Fue la primera vez que le dolía el amor, y lloró....

No hay comentarios: