martes, 2 de octubre de 2012

La nueva casa

Aquella mañana era diferente. Me acababa de despertar y al principio me noté extraña, como una invitada. Me incorporé de la cama y no acertaba a darle a la luz como todos los días, puesto que: estaba en mi nueva casa.
 Con los ojos algo cerrados todavía, caminé hacia la cocina, (y bueno.. al menos estaba amueblada), ya que el único mobiliario que contenía mi nuevo hogar, junto con una pequeña tele, una cama y un armario (donde había guardado todo lo necesario). 
Por las esquinas seguían embaladas las cajas y mi ropa en un perchero portátil con ruedas. Pero me senté sobre un cojín  en el suelo, encima de  las losas de  mi amplia terraza para disfrutar el amanecer.
El día estaba limpio, nítido, muy claro, una paz envolvía el ambiente, y no se oía un alma vagar, también se apreciaba la luz en el agua estancada de aquella nueva piscina. Me sentía bien, acordándome de todo lo que me había rondado por la cabeza últimamente, pensamientos como: -¿cuándo compartiré mi casa con alguien más?...tal vez un amor,-¿y le gustará?, ¿ se sentirá feliz conmigo aquí?-.


Pensando en sus ventajas e inconvenientes, se me cruzó por la mente que era un sitio muy tranquilo, pero por otro lado algo solitario. Y bueno, soñaba despierta con mis nuevos amaneceres, llegando a la conclusión de que: -¿ y qué más da?. -Si yo estoy bien, y cerca de mis amigos,-eso es lo importante-.

Aunque no se puede evitar analizar los pros y los contras cuando te vas a vivir por tu cuenta, y todo es nuevo para tí. Y es cuando recuerdas la vocecita de tu madre diciendo con una gran pena o (chantaje emocional): "hija, has hecho bien, después de todo no estamos muy lejos, y podremos vernos", -y cosas así-.

Y ya sabes que, con la hipoteca que tienes encima, y con la ayuda de tu  madre con la entrada, buff, ya no hay marcha atrás.
 Y entonces es cuando la imaginas...con gente, con amigos, con muebles, y con tu toque personal (todas las cositas que te han regalado a lo largo de tu vida, cartas, y recuerdos que con tanto cariño guardaste en la mejor caja, algo melancólica).


Pero sin saber muy bien el porqué, o quizás sí, sientes que a pesar de la nostalgia que creías que ibas a tener, pues a pesar también de no imaginarte feliz tan sóla, sino todo lo contrario más bien triste, -pues no es así-. Viendo aquella preciosa mañana, y el olor a verde de los árboles colidantes, te sientes en paz y con una gran libertad.

Libertad de hacer, y moverte a tu antojo, y sacarte el café a la terraza sin molestar a tu familia, y es cuando te das cuenta de que vas a ser tremendamente feliz.



4 comentarios:

NITA dijo...

¿Estrenas nueva casa? Que la disfrutes!!! Seguro que en poco tiempo la tienes llena de detalles que te la harán más tuya :) Besos!!!

Vick-al dijo...

Bueno en realidad es un poco o bastante inventado, no es casa nueva, pero me apetecía ponerlo así. Es que estoy arreglando mi casa de la playa, y me gustaría ponerla a mi gusto, y llevarme mis cositas, ya que mi madre la está pagando y ya está mayor y cada vez pasa menos tiempo, pues voy a ver que si no la vende, que habíamos pensado, arreglarla y dejarla más moderna,,ja,ja y nada la foto que he puesto es de mi casa actual. Vivo en una zona muy tranquila entre varias ciudades y cerca de Murcia, es una zona residencial, por eso he puesto lo de la piscina, y la tranquilidad. O sea que he mezclado cositas. Y bueno son sueños quizá alguna vez me compre una casa cerca del mar que es mi sueño, cuando me estabilice más en mi trabajo puede que de el pasito.

Besos, y decirte que tienes una familia muy guapa, tus hermanas y tú sois guapísimas, con unos rasgos muy originales y exóticos. Tu hijo es una monería, y un guapetón marido, tú si que debes disfrutar de tu hermosa familia, muchos besitos ;)

NITA dijo...

Muchas gracias guapa. Pues me parece ideal que quieras irte allí, además las casas que no están habitadas pierden mucho y así también aprovechas y tienes la oportunidad de vivir una experiencia que no todo el mundo puede tener, yo por ejemplo fue irme de casa de mis padres para vivir con mi marido, así que no he tenido la experiencia de vivir sola y creo que para algunas personas está muy bien (también depende de si eres muy cagona o no, porque yo seguro que estaría obsesionada con que la puerta me la he dejado abierta y esos sustos nocturnos, jajaja).
Besos!!!!!

Vick-al dijo...

Ja,ja, yo soy muy confiada,y bueno en pleno invierno no me voy ni de coña que no hay nadie, así que la quiero para temporadas, primavera, veranito, otoño, nada fijo. Pero hay hacer mucho en esa casa, porque no es lo mismo tenerla para verano sólo que adecuarla para más tiempo. Y bueno irte de casa para vivir con tu marido es romántico y precioso la mejor experiencia seguro :)

Besitos.