domingo, 7 de octubre de 2012


Una calle cualquiera  de una gran capital, la gente corriente pasea, va en bici,  se mueven de un lado para otro, sin apenas descubrir que pasa a su alrededor: ¿qué pensaran?, ¿adónde irán?, ¡¡qué más da!!!, si nadie se preocupa. Pero esa gente corriente,en realidad no es como aparentan ser, porque tienen una vida, una historia, y sentimientos que cada mañana, tarde o noche, les acompañan en su alegría, o en su soledad. La calle: el asfalto es su testigo, giran su cara y piensan: ¿qué tipo de vida llevará aquel caminante?

2 comentarios:

Jose dijo...

Van y vienen,
van y vienen.
Y nadie les detiene,
y nadie les detiene.

Van y vienen,
sin saber a dónde van.
Van y vienen,
sin saber de dónde vienen.

Buscan entre asfalto y metal,
buscan en un mundo artificial.
Y nadie les detiene.

Quieren calor maternal,
quieren amor incondicional.
Sin nadie que entretiene.

Vick-al dijo...

Sí, todos queremos eso, y bueno pues gracias por tu foto, ha sido fuente de inspiración, ains Jose qué cosas más bonitas dices siempre, por qué coño estás tan lejos? jaajjaa, ains besitos.