viernes, 14 de septiembre de 2012

No te visualizo, pero te tengo en mente, -tus gestos, tus palabras, la manera que me cuentas las cosas que te gustan y que te preocupan-. Un halo de tristeza en la  distancia, la cual me impide encontrarme: con tus ojos, tus movimientos, tu forma diferente de andar o mirar. Pero aún así, te siento fuerte y cercano. 

Es complicado como a través de la distancia, unas personas se pueden unir en tan bella amistad; pero surje, y no siempre pasa. Porque la gente miente, oculta y retuerce las realidades lejanas. No obstante en tí, he encontrado el alivio a mis pesares y angustias, porque confío en tus verdades. Mi alegría también se manifiesta de igual manera que si te tuviera presente. 

No quiero olvidarte.

2 comentarios:

Jose dijo...

El poder de la imaginación. Es como con los personajes de la radio que los escuchas y un día los ves y dices: no me lo imaginaba así...

Vivir las cosas a distancia de igual forma que en directo es complicado, pero en la que lo sentimos puede hacer que se parezca.

La última frase me recuerda a mi frase favorita de mi idolatrada Memento: "No me acuerdo de olvidarte".

Vick-al dijo...

Es que por si no te habías dado cuenta, esta entrada va por tí, ains roja tomate, pero bueno, me lo has puesto a huevo.

Ja,ja, besicos.