viernes, 30 de marzo de 2012



¿Qué podría hacer para rescatar aquellos momentos?. Que el aire se impregnara de tu aroma, y volver a recuperar tu olor. Que mi cuerpo no temblara cuando sintiera el miedo de saber que no volverías a aparecer por mi vida. Y poder recuperar tus caricias, en el momento que mi piel ha olvidado tu tacto. Aunque mi mente olvidara con el tiempo, sé que si me volvieras a tocar, sentiría lo misma sensación en pausa durante tanto tiempo. Aparecería de nuevo la familiaridad, me sumergería en el mismo placer de amar......

-Pero no te engañes más....puede que creas que sería igual, ¿pero tú qué sabes?; el tiempo ha cubierto los días, tu vida es más solitaria, puede que sea un sueño en tu imaginación, un deseo de volver a vivir ese amor. Pero ¿no has pensado que si le tuvieras delante, es posible que ya lo sintieras igual?

-No me quites la ilusión, quiero vivir con esa esperanza, no amo a otro hombre como a él y necesito que mi alma y corazón estén en paz y es por eso por lo que avivo un sueño, -mi sueño-, hasta que algún día yo misma me repita tus mismas palabras, y todo quede en olvido.

-Entonces, cuando ese día llegue, y al recordar, te darás cuenta, que el trascurrir de los meses sóla, han servido para que día tras día, olvides, y que encuentres esas mismas sensaciones en otra persona que te las pueda dar y que esté cercano a tí, de la cual no tengas miedo a perder, ni tenga que ser una fantasía. El día que todo sea real, y puedas confiar, y será entonces cuando tu corazón estará en paz, con esa personita que esté contigo, año tras año, la cual no te abandone jamás.





16 comentarios:

Jose dijo...

Me ha gustado el texto porque parece el diálogo entre dos yoes. Un yo del pasado o presente y un yo del presente o futuro, respectivamente.

En el primer caso, sería echar la vista atrás desde la situación actual. Cosa que solemos hacer sin darnos cuenta. La otra sería mirar hacia delante. Esto es más complicado, porque el futuro está plagado de incertidumbre.

En el fondo, somos así. Nos gusta mirar hacia atrás y hacia delante. Nos gusta recordar lo que fue y deducir lo que será. Hasta el momento en el que la realidad nos da un golpe y nos vuelve a colocar los pies en la tierra. Lo que es, (el presente) es lo que tenemos.

Creo que el texto lo refleja muy bien. Me ha gustado mucho. Luego dices que tienes mucho que aprender... No te lo voy a discutir, todos tenemos que hacerlo. Pero tampoco te infravalores. Escribes cosas muy bonitas.

Besitos ;)

Vick-al dijo...

¿Sabes? yo pensaba que no se iba a entender por eso puse una parte en cursiva y escribí en dos colores para que se comprendiera, me quedó la sensación de que no andaba muy claro. Es una reflexión entre la mente y el corazón. EL corazón habla de un pasado de amor y la mente, de lo que debería plantearse el futuro y la razón. Bueno pues gracias, eres un chico que me anima mucho y me haces esforzarme para imaginar, eso es estimulante.

Besos.

Jose dijo...

Así que ves el pasado más sentimental y pretendes que el futuro sea racional.

Creo que eso no ocurre. Algunos gurús dictaminan que la toma de decisiones se da porque los sentimientos acortan el proceso de la toma de la propia decisión. Es como un atajo temporal para que no nos consuma demasiado tiempo la propia decisión. Eduard Punset ha defendido esta teoría (es teoría, no es algo demostrado).

Creo que eso es cierto. Somos una mezcla de razón y sentimientos. No acertamos, ni nos equivocamos en términos absolutos nunca. A veces, nos queremos hacer creer que es así. Pero la realidad, nos demuestra que querer llegar al absoluto es descabellado.

Tienes que decidir, tuviste que decidir, tendrás que decidir. Eso te impactará fuertemente a ti individualmente, como nos pasa a todos. Pero el tiempo lo diluye y en ese momento tan intenso para nosotros, el mundo sigue girando. Para nosotros esa cosa alcanza un nivel sobrehumano, es capaz de hacer sentir una felicidad máxima, o nos hunde por completo. Pero el mundo ni se inmuta.

Mientras tengas personas a tu alrededor con quienes poder hablar de ello y hacerlas partícipes. Sabiendo en buena medida que no se van a aprovechar de ello, que no van a utilizar tu debilidad. Pues podrás estar algo más segura. Y aún así te digo que el tiempo es tan puñetero, que todo en extensión temporal se hace incertidumbre.

Así es la vida. Por ahora, te escucho. O mejor dicho, te leo.

Besitos ;)

Vick-al dijo...

ains pásame el vídeo de punset, eso del atajo me ha intrigado.

Es cierto que el corazón manda a la hora de tomar una decisión, en un momento de ímpetu, pero pienso que si es algo complicado que decidir, o algo que no nos convece del todo por mucho que amemos, al final es la razón la que sale victoriosa a largo plazo, por lo menos en mi caso.

Pues sí, por eso es tan importante nuestro mundo interior, porque el exterior ni comprende a veces.

Es importante la amistad como dices, porque si no estaríamos perdidos en nosotros mismos mucho tiempo y eso no es bueno tampoco.

Besitos.

Yo dijo...

A mí también me ha gustado. Fíjate que estoy con Punset en que los sentimientos acortan la toma de decisiones (aunque para mí Punset ha perdido toda la credibilidad desde que anunca pam bimbo jajaja ¿pan bimbo es? ni lo sé siquiera jajaja). Pero yo afinaría y añadiría lo de Vick: Los sentimientos momentaneos acortan la toma de decisiones. Eso creo. Los sentimientos que responden a impulsos por ejemplo. O esas locuras que se hacen por amor en un momento dado en que se te cruza el cable.

Porque, como dice Vick, muchas veces las cosas cansan. Y por mucho que quieras a esa persona... con todo el dolor de tu corazón, la acabas, racionalmente, mandando a paseo.

Besito Vick ^^

Jose dijo...

Si lo encuentro te lo paso. Que a saber por donde anda eso... De todas formas también lo debe de tener escrito por ahí. En El viaje a la Felicidad creo que lo enuncia. Te lo busco a ver...

Pues según la teoría que he citado eso que dices no es así del todo. Si es verdad que la decisión tiene mayor carga racional, pero son los sentimientos los que te dejan tomar la decisión. Según la teoría, las decisiones no pueden ser puramente racionales, porque necesitarían de la evaluación de todas y cada una de las variables existentes, que por desgracia, son infinitas. Y como no podemos abarcar el infinito. Los sentimientos nos sirven de atajo, para poder decidir y llegar a una conclusión. Necesitamos certezas en la vida, aunque éstas sean mentira. Si acertamos, nos alegraremos y si fallamos, nos hundiremos. Es ley de vida...

El exterior ni comprende y a veces hasta ni quiere comprender, jajaja.

Si llegamos al punto en el que somos un problema para nosotros mismos (que no es un punto difícil de llegar) pues tenemos un grave problema que resolver. Y para ello, necesitaremos de alguien. Solos se me antoja complicado.

Besitos ;)

Vick-al dijo...

Pues sí, ya veo que me has comprendido, ainsss, eso es que tú también sabes de que hablo, en fin.

Yo me considero impulsiva para tonterías, que no afecten mucho, por ejemplo: loles eisss, qué buena tarde, anda vamos a dar un paseo, o Andrés cuánto tiempo!!!! hacemos algo?.

Pero para cosas importantes, soy de las que me levanto bien tempranito y me pongo a pesar, las ventajas, inconvenientes, la seguridad que me daría escoger un trabajo o elegir unos estudios, o cosas así, nada de a la ligera.

No sé, eso que dices Jose, que a veces las decisiones no son solo racionales, yo pienso que en algunos asuntos sí, puede que sepamos que un trabajo no nos llene emocionalmente, pero sea a la larga bueno para nosotros, quizás porque nos aporte experiencia, y aunque no nos guste, optemos por él. No sé, normalmente preferimos guiarnos por las emociones, es lo más natural pero te digo que no siempre puede ser así, o al menos es como yo entiendo.

Besitos YO, y besitos Jose

Jose dijo...

Lo pienso de la siguiente manera. Para que una decisión fuese puramente racional, deberías analizar todas y cada una de las variables que afectan a esa decisión. Pero no lo vas a hacer, vas a tomar 4 o 5 razones primordiales, o 20 y 30, las que sean. Vas a tomar razones secundarias, otras pocas. Quizás y ya digo demasiado, razones terciarias. Pero infinitas razones, no. Estás cribando y esa criba, no es racional. Esa criba es lógica, que no tiene nada que ver. La razón busca la objetividad absoluta e inamovible y eso no lo podemos obtener.

Te voy a hacer una pregunta:
Cuando tomas una decisión, ¿estás segura al 100% de que estás haciendo lo correcto? Porque yo nunca estoy seguro al 100%. En las decisiones arriesgamos. ¿Nunca te ha pasado que has pensado en algo y has dicho esto no me puede salir mal y salió mal?

Lo que te quiero decir es que la carga racional de tu decisión puede ser mayor o peor. Pero esa razón está basada en la subjetividad de tu propio ser y de tus propias circunstancias. ¿No te has dado cuenta que hay veces en lo que es bueno para ti, no lo es tanto para otros? Eso es lo que quiero decir. Nuestras decisiones, no son objetivas, no son puramente racionales. Influyen miles de cosas que nos llevan a la subjetividad.

Pero una cosa te tengo que decir, eso no es malo. Mientras no hagas daño a sabiendas, mientras tus intenciones no sean perversas, mientras busques tu felicidad y la de la gente que quieres, no tienes que preocuparte. Al menos, eso pienso. Sigue siendo opinión.

Puede que no lo compartamos, pero esto es algo que lo siento tanto y tan adentro que me salen las palabras sin pensarlas. No soy racional y aún así doy argumentos a mis palabras, con mayor o menos peso, según el punto de vista. Y en el fondo, todos lo hacemos.

Hay que perseguir un buen fin, sin que los medios sean violentos, porque es cierto que el fin no justifica los medios, por muy bueno que sea ese fin.

Madre mía, estoy que no escribo en el blog y ya podría haber hecho una entrada con esto, jajajaja. Es broma :P

Que pases buen domingo.

Besitos ;)

Yo dijo...

A la mierda. Ya no estoy de acuerdo con Punset jajaja. Ya decía yo...

Yo no seré tan importante como él pero desde luego no creo que todas, todas las decisiones se tomen desde un punto de vista "sentimental" por así decirlo. Puede que a lo mejor la tónica general sea que sí. Pero en el ejemplo claro que ponía Vick del amor (paradójico cuando menos que sea ahí precisamente el caso en el que no se dé la elección por sentimientos) no se cumple siempre.

Hay variables racionales que sí que dependen de uno, además de las propiamente externas. Yo puedo estar con alguien y quererle horrores. Y precisamente por eso, puedo saber con mayor o menor certeza que esa persona con la que estoy compartiendo mi vida es así y que lo será siempre. Es un poco también lo que plasmaba Vick, las cosas "te valen" a veces hasta un momento concreto del tiempo. En su día a lo mejor cuando te enamoraste quizás esas "cosas suyas" te gustaban o al menos no les dabas importancia. Pero, con el tiempo, esas cosas han empezado a tomar más peso. Y le quieres, sí. Claro que le quieres. Pero hay veces que el amor de tu vida te hace infeliz. Y ahí, sólo influye una única variable racional: La tuya. Que se manifiesta en ese momento en que decides: Hasta aquí. Yo te quiero, pero quererte me hace daño. Me haces daño. No puedo seguir contigo.

Y claro que también en el amor pueden existir variables externas que te hagan decidir racionalmente. Por ejemplo en casos de distancia. También puede darse el caso de que lleves con alguien un porrón de años pero cada uno por separado y llegue un día en que te des cuenta de que así no vais a ninguna parte. Y decidáis dejarlo.

Y no Vick, en realidad no he experimentado ninguna de las dos situaciones. Lo digo porque sí que creo que sería capaz de reaccionar así o, como poco, entendería que en el caso contrario mi pareja pudiera reaccionar así.

Besillos a los dos ^^

Vick-al dijo...

Pues sí tienes razón, lo que he pensado mucho, quizás por no tenerlo claro, pues al final he intentado buscar la decisión razonable, y te puedo garantizar que nunca me ha satisfecho del todo.

Mira, una decisión que no tenía clara ni pensé...me dije, quiero estudiar algo, y no sabía qué...me dice mi hermana, oye, a tí te gustaba mucho la asignatura de Arte, y digo yo..pero no debería estudiar como más razonable, algo más parecido a lo que me dedico...Y luego dije, pues sí, oyes se me daba bien el arte y me gustaba, y dije, pues mira...lo voy a mirar, y ahora estoy tan contenta, y no lo pensé.

En cambio, otras cosas que he pensado mucho, incluso me he arrepentido.

Buen domingo también, y besitos

Vick-al dijo...

Es eso...que dices amo a esta persona, pero no me conviene porque me está haciendo daño, por lo tanto aunque mi corazón siempre diría: quiero estar a su lado, tu lógica te dice que seréis desgraciados, porque no es lo que tú buscas en una relación, ni lo que te satisface, y él quizás por costumbre o por comodidad no te quiere dejar, pero tú estás vacía, te sientes sóla, acompañada, y tu corazón está muerto, porque no tiene vida, cada paso que intentas avivar es como un muro.

Y eso al final, es mejor dejar que la razón diga, no pases por ahí, y ya le dejarás de querer alguna vez.

Vick-al dijo...

De lo que estoy segura es que todas las deciones no son emocionales ni mucho menos ahí Punset no ha estado fino.

Un beso

Yo dijo...

Jajajaja me meo. Lo siento pero vuelvo a no estar de acuerdo con Punset y con Jose jajajaja. Así que tengo que decirlo xD

A ver, para que una decisión sea puramente racional basta con que te dejes guiar por la cabeza en lugar de por el corazón. No importa el número de variables en las que te bases para decidir. Si tuvieras que esperar a analizar todas y cada una de las variables racionales que influyen o determinan una decisión, nadie decidiría nada. Hacer eso se me antoja absurdo. Para empezar porque como bien dices, hay infinitud de variables que influyen en absolutamente todo. Muchas de ellas hasta las desconocemos. Cosas que a lo mejor ni se te pasan por la cabeza que pudan influir en eso, resulta que de forma más o menos indirecta también tienen su repercusión en ello. Entonces... afirmar que para que una decisión sea puramente racional hay que analizar todas las variables... Me parece que es partir del tirón de un planteamiento erróneo. Porque ¿cuántas son todas las variables? ¿tú las sabes? Porque yo no.

Para mí, como decía, el planteamiento es mucho más simple. Una decisión racional es aquella que tomas guiada por la razón. Y punto. De hecho, si buscas "razón" en la RAE leerás cosas como "acto de discurrir el entendimiento" o "argumento o demostración que se aduce en apoyo de algo". Es decir, basta lo que yo te digo para que algo sea considerado racional. Que haya sido algo pensado en base a algo (valga la redundancia). Ojo, en algo, no en todo. No se necesita analizar todo para decidir racionalmente.

Además es que tú mismo has planteado ahí la contradicción al decir que cuántas veces después de darle vueltas a todo has decidido una cosa creyendo que era lo correcto y te has equivocado. Pa que veas que el analizarlo todo (o lo que crees que es todo) no garantiza el éxito en la decisión. Luego partir de la hipótesis de la decisión racional como análisis de todas las variables habidas y por haber, se me antoja un razonamiento erroneo de base.

Y es que creo que Punset y tú os equivocáis al generalizar. Al buscar una razón global como conjunto de variables.

Nada es global ni generalizado. Ni la razón, ni los sentimientos, ni lo que es correcto o lo que deja de serlo (entre otras cosas)

Como bien dices, la razón se fundamenta en la subjetividad del ser. Como todo, en realidad. Por eso hay que mirarla no a lo grande, sino a nivel individual. Una decisión racional lo será en tanto que el individuo en cuestión haya decidido en base a lo que haya creído oportuno, alejándose de lo que le dictan sus sentimientos. En base a algo que haya meditado. No a todo.

Tampoco estoy de acuerdo en eso de que cuando cribas ya sólo por estar cribando no es racional. Cuando cribas estás precisamente razonando. Estás sopesando. Estás decidiendo en base a cosas. Y sólo eso ya es racional per sé. Cuando no cribas, cuando te lanzas... ahí es cuando te estás dejando llevar por lo que sientes.

Y te voy a decir una cosa. Dices que no eres racional. Pero creo que cualquiera que te lea un poquito podría decir que eres mucho más racional de lo que tú mismo crees. Lo que pasa es que pa mí que no te das cuenta jajajaja ;)

Así que, a modo de resumen, concluyo mi aportación a este debate diciendo que la racionalidad no existe como un todo. Sino a nivel individual. Cada uno tendrá sus razones de peso para obrar de una o de otra forma, por supuesto, en base a lo que crea o, si lo prefieres, en base a las variables que haya manejado en el momento de la toma de decisiones. Sin que eso quiera decir que efectivamente lo que esté decidiendo sea "lo correcto" a nivel global. Será lo correcto para él en el momento en que decide (sin que ni siquiera tenga que ser lo correcto para él más adelante). Pero esa decisión ya será racional por sí misma. En tanto que tiene su base en algo meditado y no sentido.

Y dicho lo cual, me despido pidiendoos disculpas por el tocho xD jajajaja

Vick-al dijo...

Yo creo que esto que dices tiene mucha razón a nivel general, pero yo creo que a nivel individual influye la persona, y su forma de ser.Yo conozco gente que es rápida en la toma de decisiones, lo tiene claro de base y no se cuestiona nada, y yo en cambio, me guia la indecisión por eso paso mucho rato pensando,y ya te digo lo más pensando ha sido lo peor quizás es porque al pensarlo tanto no aciertas nunca. Pero lo de Punset, no tiene mucha base, porque si queremos podemos ser racionales y fríos por nuestro bien, es nuestra supervivencia muchas veces, y nada que ver con nuestro corazón.

Besos.

Jose dijo...

Vamos a dejar a Punset a un lado, que el pobre no tiene culpa del lío que he formado, jajaja.

Voy a decir lo que yo pienso, porque así despejamos las dudas. Porque también en un programa de Punset se decía que cuando alguien argumenta algo que choca con nuestras convicciones, no somos capaces de considerarlo. Parece que le estamos dando la razón, pero bueno... Tampoco creo que importe.

Voy a intentar no alargarme demasiado, pero me parece que va a ser imposible.

Para mí una respuesta racional es la que te da un ordenador. Tendemos a pensar en razón como la cabeza y en los sentimientos como el corazón. El corazón del que hablamos está en el cerebro, porque el corazón fisiológico es una simple bomba de sangre, que poéticamente se transformó en una buena metáfora para los sentimientos.

No he dicho que la razón no intervenga en las decisiones. Digo que la razón no es útil para que se dé dicha decisión. Por lo mismo que decía Yo, si tienes que evaluarlo todo, no tienes ni tiempo, ni información para poder decidir. Pero sin duda, esa decisión será racional y correcta. Será la verdad pura y absoluta. Cuando estudias algo de física, te das cuenta que llegas a un estado ideal. Una entelequia, algo que no existe. Por lo tanto las decisiones puramente racionales no existen. La razón no contempla fisuras en sus proposiciones. Sino los teoremas que están basados en la razón, se caerían de un soplo (que está por ver que no sea así).

Por lo tanto, sólo la razón no te da la solución. Evidentemente, sólo los sentimientos tampoco. Si te dejas llevar sólo por los sentimientos, acabas haciendo el subnormal, como me pasa a mí algunas veces.

Lo que he querido decir es que hay una mezcla. Una mezcla en la que tan importante es la razón como los sentimientos. En ningún momento he intentado anteponer unos a otros, porque lo considero un error. He hablado de cargas racionales en una decisión. Cuando tomas una decisión entra en juego la razón. La razón podrían verse como las balas del tambor de un revólver. Vas cargando la pistola con tus razones (no para matar a nadie, ojo, es una metáfora). Son razones que como también dice Yo, has cribado, son las que consideras más importantes. Las consideras importantes tanto por fundamentos racionales como sentimentales, porque evidentemente, esas razones te hacen sentir bien, estás a gusto con ellas. Llega un momento en el que consideras que las razones que has puesto sobre la mesa son las adecuadas, te sientes bien. Sientes que es suficiente y gracias a ese sentimiento, tomas la decisión. Los sentimientos son el gatillo. Porque el gatillo no se aprieta de forma racional. Los suicidas que piensan en disparar, no se matan. Se puede leer sobre eso.

Y después de tomar la decisión, te equivocas con sus consecuencias o aciertas con sus satisfacciones. Nunca se acierta o se yerra en términos absolutos, pero sí relativos.

Jose dijo...

Yo puedo decir que las veces que más he pensado, las veces en las que he dedicado más tiempo en tomar una decisión, me he equivocado. Y siguiendo el razonamiento, deberían ser las más racionales. Pero es que la decisión no depende únicamente de tu ombligo, sino que hay más. Evidentemente la opinión que vale es la tuya, pero tu opinión de la que deriva la decisión, afecta a más cosas. No sólo a ti. Si sólo dependen de ti, la decisión es sencilla, sencillísima. Pero, al menos para mí, cuando implican a más personas, me cuesta horrores y soy incapaz. No soy capaz de decidir por nadie.

Y la opinión personal no es razón. O la razón personal no es razón. En la razón no hay cabida para la subjetividad, al menos bajo mi punto de vista. La razón es objetividad. Y no somos objetivos, cada persona es subjetividad en términos absolutos y objetividad para sí mismo. Pero la objetividad propia en términos absolutos se transforma en subjetividad y por lo tanto se aleja de la razón.

Fijaos que esto es algo que pienso desde hace mucho y sigue siendo opinión. Para mí es certeza, pero en cuanto sale al exterior, se transforma en subjetivo. Pues así pasa con todo.

Creo que somos absolutos para nosotros mismos y relativos para los demás. Pero no pasa nada, pienso que lo bonito es compartir. Al menos se disfruta del intercambio de opiniones. Es algo que enriquece.

Besitos ;)