domingo, 8 de abril de 2012

Hija Adoptiva

Y en aquella sombra creada por ella, buscaba algo de luz, se encaminó a lo desconocido sin dudar, sin pensar las consecuencias ni lo que podría pasar a partir de ahí. Ella quería, necesitaba ir a por ella, iba a ser su ilusión, su luz, su voz. Era ahora, cuando ya no aguantaba más la soledad, ya no quería seguir levantándose por la mañana llorando pensado que le faltaba su niña. Aquella niña que ni siquiera conocía, pero ya imaginaba sus ojitos, su boquita, y su voz, y eso le daba ilusión, empuje, para ir a donde fuera: a China a buscarla, porque sería su niñita, su vida, su corazón, y no pensaba en los obstáculos, nada la detendría, ahora ya sabía que no, que sus llantos y su pena, la causaba su ausencia, porque ella amaba, siempre lo había hecho, no entendía la vida sin amor, no quería banalidades, ni actos superficiales, ella quería y amaba el sentir profundo, tanto de su pareja, familia como de su futura y siempre con ella HIJA.


No hay comentarios: