domingo, 4 de marzo de 2012

Así somos

Hoy he leído en el semanal un artículo, que me ha hecho pensar, he recogido como esencial que a veces machacamos nuestros defectos como algo perjudicial, y le damos valor a las virtudes que tenemos. Pero el triunfo de una persona parece radicar también en sus defectos. Por ejemplo ¿qué es mejor ser tímida o no serlo?. Una compañera de trabajo me dijo el otro día, mejor me callo que soy muy estúpida para decir las cosas, y a veces gracias a decir las cosas como las dice, (aunque no nos gusten las formas o maneras) pero a lo que vamos...el hablar claro, el no esconderse, el tener valor para afrontar, aunque ella piense que se pasa; hace bien, porque sabemos lo que piensa en cada momento.

Si una persona es envidiosa, eso es malo, pero también es un tipo de avanzar el querer admirar a alguien por lo que tiene, nos hace intentar mejorar nuestra vida, incluso la competitividad, es buena en parte: es una superación.

Quizás algunos logros lo hemos conseguido según nosotros por nuestros defectos y no nuestras virtudes. También admiramos a las personas guapas y altas por ejemplo, y no pensamos que si somos bajitos podemos ser más ágiles o ese defecto en nuestra cara puede ser nuestro rasgo distintivo.

Creo que deberíamos pensar, en lo que nos enseña de pequeños, por ejemplo: el ser bueno a veces nos perjudica, -sí es una virtud-, pero poniendo la otra mejilla no conseguimos nada. Este artículo me ha hecho pensar.

2 comentarios:

Jose dijo...

Eso es el refuerzo de un punto débil, o un posible punto débil.

Hay que ser muy inteligente para jugar a favor los puntos débiles. No aspiro a tanto, jajajaja.

Es interesante, pero al final es convertir en positivo, lo negativo sigo restando. Hay que convertir en positivo.

Besitos ;)

Vick-al dijo...

ja,ja veo que no estás muy conforme, pero bueno en el fondo todos queremos convertir en positivo.

Besitos.