martes, 25 de agosto de 2015

Los sentidos y pulsiones




Un amor comenzó....

.....sin saber ni predecir, pero apareció por el corazón.

Porque los sentidos se revolucionaron entre cerebro y corazón, saltaron como saltimbanquis, y revolotearon como mariposas. 

El estómago no podía ingerir alimentos, y el sueño se trastornó, las palpitaciones se precipitaron, el lagrimal dejaba lágrimas de emoción desparramar, la risa se expandió, y los músculos se tensaban.

Entonces, el delirio de mi subconsciente hacía verte distorsionado como el chico más guapo, sexy y encantador del mundo.

Y ya cuando me dijiste que no, que veía visiones, me di cuenta que te estaba amando. 

(Además sentí una cosa muy rara, no pensé en conquistarte, o mantenerte a mi lado, tan sólo quise cuidarte con mucho  mimo,  que fueras feliz).

No hay comentarios: