viernes, 13 de abril de 2012

Y ahora..


Aquella calle que yo visitaba continuaba igual que siempre, veía aquel banco de madera, y parecía algo más gastado por el tiempo que trascurrió desde la última vez. Pensaba yendo a tu casa, lo que había cambiado todo. Fue curioso como te conocí, en esa mañana de un día corriente yendo para mi clase de natación, estabas en aquel puesto de información. Al pasar pensé, es guapo el chico nuevo, pero me metí en el vestuario sin pensar nada más. Aunque suene peliculero de los años 20 de cine negro, me desmayé, puesto que al mismo instante que entraba al vestuario el calor se apoderó de mí, recuerdo que una señora me empezó a contar que tal monitora se había puesto enferma, y conforme me lo contaba el mareo y el calor se apoderaba de mí rápidamente ( creo que fue consecuencia del frío de la calle, en contraste con la instalación, y que iba abrigada de más) el caso es que caí, y me cogieron, rápidamente me pusieron en el suelo con las piernas en alto. Y bueno la verdad es que al momento recuperé el conocimiento. Y vino el médico de la instación, pero gracias a dios ya se me había pasado. Me fuí a la cafetería con una compañera y me tomé un refresco con azucar, y allí sentada subiste tú, me miraste de una manera entre curiosidad y pena por lo sucedido, yo te miré fugazmente pensando que eras el chico que acababa practicamente de conocer. Y ahí quedó la cosa.....

Hubieron más entradas a la piscina, más miradas, algunos saludos....

Y una noche te ví por la ciudad, ibas con una chica, y yo con un chico, ¿nuestras parejas?, no lo sabíamos, porque no nos conocíamos, tampoco íbamos de la mano, así que...podrían ser amigos, pero siempre quedaba la duda.

Pues no, no eran nuestras parejas, pero eso ya nos intrigó, y fue el paso que hizo que en aquella cafetería, tú me preguntaras, si era usuaria de la piscina o el gimnasio, y yo te preguntara sí llevabas bien aquel trabajo de dar información, y que tú me volvieras a preguntar....y así una conversación nueva cada día...

Pasaron cuatro meses, hasta que un día decidimos salir a tomar algo, y el resultado fue otra y otra cita.

Nos hicimos novios.

Pero yo no sabía, que tú ibas a cambiar tanto, de ser un chico amable y cariñoso, te volvíste diferente, ya no me hablabas, ni querías hacer nada. El descubrir que yo había sido solo un pasatiempo para olvidar tu vida pasada con tu pareja, me hizo sentir mal, pero el descubrir que no había más que un sentimiento de cariño, me hizo sentir increiblemente tonta.

Ahora vuelvo por la misma calle a visitarte, me has llamado pero sé que voy a hacer, ya no vale más jueguecitos, ya no te creo, ahora no vale decirme que estabas confuso que sí me querías, y que vuelves a cambiar mi vida cuando ya la tengo más que hecha sin tí, ya da igual, ya no quiero.

Ahora sé que te voy a decir, y estoy tranquila, porque ya no hay vuelta atrás.



4 comentarios:

Yo dijo...

Aunque esta entrada me ha parecido a la vez bonita y triste, lo cierto y verdad es que no he podido dejar de pensar en esta canción :D

La letra desde luego no tiene desperdicio... jajaja. Qué grande la Panchis xD

Ay, te diste cuenta. Ya es muy tarde... Qué lástima, corazón...

Ya no te quiero corazón porque has perdido la razón. De mi te puedes olvidar ya no te quiero.

Ya no te quiero corazón porque has perdido la razón. Ni un beso más te voy a dar ya no te quierooo.

Olvídate


Jajajaja me parto...


PD: Y sí... sé lo que estás pensando... Yo fui otra de tantas que también vio Pasión de Gavilanes xD. ¿Quién es ese hooombreeeee...? xD jajaja

Jose dijo...

Esto pega las vueltas que nosotros queramos, es cuestión de saber cuántas...

Besitos ;)

Vick-al dijo...

Voy a ver a ver la canción,jaja yo no pude ver esa serie, a esa hora trabajaba, pero mis peques me la cantaban y me partía de risa, si ves a una niña de cinco años cantar, ¿quién es ese hombre? jajaajjaja me rulaba.

Sí Jose es así, más razón que un santo ja,ja

Vick-al dijo...

Ains me meo con la canción, panchita jaajjajaja me ruloooo tu quieres acabar conmigo jajjaa