domingo, 21 de agosto de 2011

Una casa en la playa

Ayer estuve en casa de una amiga, se ha comprado con su marido una planta baja, muy espaciosa, y bueno la casa está genial. Pero me quedé pensando que, había algo que no me gustaba mucho, respecto a mi personalidad, esa casa tenía otras adosadas, y se veía las terrazas colindantes de otros vecinos. Me pareció como un poco intimidatorio, puesto que, cuando hablabas un poco alto, casi se podían casi escuchar las conversaciones, entonces pensé que, ese tipo de casa de playa no iba conmigo.

Luego pensé en un piso o apartamento pequeñito, para meter poquitas cosas, que sea alto y que tengas vistas al mar , en el que pueda entrar el viento con total libertad o el sol, en cuyo lugar, encuentres algo de paz, para que no te vean los vecinos y pensé que podría tener una terracita para sentir la vista al mar y estar tranquila.

Creo que eso estaría mejor.





5 comentarios:

Vick-al dijo...

Yoo!!! estás la segunda más votada, yupi eh, yupi ey....:)

Jose dijo...

No soy muy cotilla así que no me suelo fijar en esas cosas. Pocas veces me doy cuenta de si me miran o me escuchan.

Pero vamos, que al vecino que le guste el chismorreo de una manera u otra encuentra la manera de enterarse de todo.

La verdad es que a veces no entiendo cómo algunos pueden estar más pendientes de los demás que de ellos mismos y en la mayoría de ocasiones no con buenas intenciones.

Besitos ^^

Vick-al dijo...

Mi amiga me dice no hablemos muy alto que se nos puede oir, ja, ja qué espanto!!!¿no?

Besitos.

Jose dijo...

Generalmente no soy muy pudoroso para ese tipo de situaciones. Siempre pienso "pues que escuchen". Tampoco entiendo que interés puede tener escuchar conversaciones ajenas...

Pero bueno... como dicen por ahí: "hay gente pa tó".

Besitos ;)

Vick-al dijo...

Ja, ja puede que no escucharan, pero es esa sensación no sólo de que te escuchen, también que quieran o no, estás más controlada, si sales o entras, en finnn que no me mola nada ja,ja

Besitos.