domingo, 30 de diciembre de 2012

Conchita y Alfredo

Conchita volvió a su casa, y allí esperaba su madre con la cena. 

-Hola, hija, ¿qué tal te fue en misa?.
-Bien mamá, -contestó con una leve sonrisa.
-Vamos a cenar-observó la madre un poco sospechosa, por la sonrisa extraña de su hija. 

-¿Conchita hija, has recibido correspondencia de Antonio de Madrid?- miraba a Conchita mientras colocaba los platos.
 -Ahh, sí mamá, es un chico galante.
 -¡Mamá!, ¿qué te parece Alfredo el hijo de doña Juana?.
 -¿Alfredo, hija?, pues no sé, -su madre se encontraba desorienta por la pregunta.
-Parece buena persona-contestó duditativa.

-Mamá, creo que me gusta-sonreía con una expresión ingenua y vergonzosa por su confesión.

-Hija, ¿y no te gusta más Antonio de Madrid?. Tiene fincas en la sierra, es un arquitecto con grandes proyectos, y son de muy buena familia- se apresuraba su madre a convencerla.

-¿Antonio?, pero si está calvo y yo tengo 23 años y el 40, ¡es muy viejo!-se defendía Conchita como podía, ante la insistencia de su madre.

-Mamá, yo no me imagino besándolo o intimando en la cama con él.

-¡¡¡Hija, por dios!!si tu padre te escuchara en paz descanse, ¿no me digas que has salido algo ligerita?.

-No, mamá, soy soltera y decente, sabes que nunca he estado con un hombre, por eso me da miedo, consumar el matrimonio y no sentir nada, creo que me dolería, y sería desdichada.....continuará.  

  
      


4 comentarios:

Yo dijo...

Weeeee ¡segunda parte!

Sigue, sigueeeee.

Qué gracia la madre. "No me digas que has salido ligerita" jajaja.

Un beso guapi ^^


PD: Ya vi la peli ¡me ha gustado!

Vick-al dijo...

Ja,ja, intento imaginarme como se hablaba en aquella época, jaa, y tomo de ejemplo a mi abuela jaja.



¡¡¡¡Oleee!!!!, me alegro.

besitos

kocrann dijo...

"¡¡no me digas que en la calle te mostraste desvergonzada...!!", :).

Cuando veo series basadas en historias de hace varias décadas hablan de una manera muy elegante. Da gusto oírles.

Un beso Vick.

Vick-al dijo...

Ja,ja huy, huy huy,ja,ja!!!!

Bueno la primera parte sí, pero esta segunda del diálogo, no me imagino una chica de esa época hablando así a su madre, lo he actualizado un poco para darle un toque de humor, mezclado con pensamientos y sentimientos que podrían sentir, como verguenza, temor al sexo, etc...