jueves, 27 de diciembre de 2012

Conchita y Alfredo.

Era una noche bonita y fría de Nochebuena, rondaba el año 1957 allá en Toledo, y Conchita salía de misa del gallo. Era una chica rubia de pelo ondulado, con una grandiosa sonrisa, que se ocultaba entre su bufanda y su abrigo, de paño azul marino.

Por unas calles estrechas caminaba en tacones, llevaba medias falda por la rodilla y guantes en sus manos. Sus pasos marcaban el ritmo al pasar. 

Unos ojillos casi helados se asomaban por su pelo rizado, y logró divisar a Alfredo desde el rabillo. Alfredo estudiaba abogacía, era alto y muy delgado, los huesos de sus hombros marcaban, como si de una percha se tratara su largo abrigo marrón. Tenía unos ojos grandísimos negros y un fino bigotillo que resultaba muy atractivo para Conchita.

Se cruzaron pero apenas ella dijo nada, se limitó a sonreir, con una mueca que hacía que sus labios se desplegaran de alegría, y sus ojitos se iluminaran, en aquella oscura noche.

Alfredo levantó las cejas y agachó la cabeza hacia ella, y le dijo un simple: -"Buenas noches señorita Conchita, le deseo Feliz Navidad"-

Y en ese momento la voz de Conchita, como si de un suspiro se tratara le contestó: -Igualmente don Alfredo".


Siguieron su camino, pero ella no dejó desvanecer su sonrisa.

Alfredo se dio cuenta que ella había sonreido.

Y cada uno llegó a su casa respectiva.

Alfredo era un solitario, pero aún así, vivía con un compañero que estudiaba en la Facultad con él. Al llegar al portón, cual su sorpresa, que le pilló dando un besazo a una chica, la cual no parecía de buen nombre por su vestimenta, pero no le importó, "son cosas de hombres", o de algunos hombres- pensó para-. Alfredo no se consideraba informal con las chicas.

El soñaba con tener pronto esposa, y llegar a casa para ver a sus niños. Aunque antes tenía que terminar Derecho y ser un buen abogado, o al menos trabajar de pasante donde fuera para poder mantenerlos.

Sueños, sueños y más sueños, y en ese momento, le vino a la cabeza, la sonrisa de Conchita.


Continuará. 

       



  


5 comentarios:

Yo dijo...

Weeeeeeeeeee ¡¡me ha gustado mucho!! No lo dejes a medias por fi, por fi, por fiiiiiiiiiiiiiiiii ^^

Besitos ^^




Esperando ya la siguiente entrega :D

Vick-al dijo...

Gracias !!!!!!,¡¡¡¡ eyss que yo entro a diario a tu blog buscando algo tuyo!!! es que le doy antes a tu blog que al corrreo, que luego digo pero si me entero por el emai, pero ya ves, marcadores y Nosotras Mismas y el Mundo jajaa, ja,ja ánimate anda, no me dejes zolita jajaa, cuando puedas ja,ja que después de tu viaje, la verdad es que está currado porque joer, menuda historiadora hubieras sido ja,ja, gracias guapetona.

Manín Lluces dijo...

Y Conchita, ¿tuvo novio antes? ¿A que dedica su tiempo libre? Viki, tengo muchas dudas sobre Conchita. Se que me cautivará por su sonrisa. ¿Y su familia? ¿Qué? ¿No le pasará como a Romeo y Julieta?

Tú dime, cuentame, que quiero saber

Vick-al dijo...

ja,ja creo que me estás imaginando y no sé como eres tan listo amigo, ja,ja. Pues ya irás viendo que ahora me voy de cena con mis amigos pero prometo continuar.

Feliz año, y tengo que ponerme a leerte que ya me apetece un montón.

Besos

Vick-al dijo...

ja,ja creo que me estás imaginando y no sé como eres tan listo amigo, ja,ja. Pues ya irás viendo que ahora me voy de cena con mis amigos pero prometo continuar.

Feliz año, y tengo que ponerme a leerte que ya me apetece un montón.

Besos