jueves, 15 de noviembre de 2012

Palabras de calor

Senderos sedosos caminan por el tiempo, siento el calor de tu mirada al hablar, ¿por qué me cuesta pensar?. Espero que sea por lo tensa que me siento al oirte y al mirarme con atención. Tu  lenguaje me apresa en un sentimiento de impotencia. ¿Qué no te diría, y por qué no me salen la voz del cuerpo?.
 Me gustaría decirte que te siento  muy dentro de mí, y estoy tan a gusto, como si tú también pertenecieras a mi mundo.
 Es una sensación maravillosa, que cuando llego a casa, me transporta hacia una gran sensación de paz. 
Me invitas a hablar, me induces a moverme, me dejas ser yo y parece que no pasa nada, que tú sólamente tú lo comprendes.
Y yo estoy en un sueño, que me llevas con alas a volar, por el espacio de tus manos al hablar. Una gran extensión de mi cuerpo que fluye y se convierte en el tuyo para continuar en una alegría y gozo, que va más allá de lo explicable.
Mi corazón vibra por tus sonidos "y son tan sólo palabras de calor".

2 comentarios:

Jose dijo...

Un cúmulo de buenas sensaciones, eso siempre está bien.

Encontrar la calma entre la turbulencia en la que nos movemos a veces, no siempre es fácil.

Besitos ;)

Vick-al dijo...

Siempre hay momentos de calor y paz o hay que saber buscar a la persona que te los puede da.
Una misión casi esencial para mi, pues como dices entre tanta turbulencia lo necesitamos.

Yo creo que al menos he podido encontrar a poquitas personas pero esenciales en mi vida.


Y otras me hubiera encantado pero nunca me quisieron y me tuve que alejar, a tí decirte que gracias por la calma que me transmites.

Besitos :)