sábado, 14 de julio de 2012

Canción de amor, desolación y despedida de Lucía

Ojos nublados por la niebla que ciega la pasión.
Apenas te dislumbro, me puede el amor, y es que....¡no te veo con claridad!.

Sal de mi vista, déjame que sueñe que estás ahí, resbalando por mis sábanas o por mi arena de playa  enredado con tierra y mar. 

Mézclate con mis manos, vamos a entrelazarlas como nos gusta para sentirnos  simplemente. Y sin más propósito que estar acariciándonos, y mirándonos a los ojos  tranquilamente.


¿Sabes cielo?, ahora ya te puedo ver con nitidez, porque ya no tengo miedo, porque abrazo tus deseos con confianza y tranquilad.

Mira cielo...yo es que no me sentía bien conmigo misma, estaba nerviosa, me habías dañado, me habías abandonado sin cariño ni piedad. Y me costó entenderte, y entenderme. En mi corazón, poder tener humildad para reconocer que no te dejaba ser tú mismo, porque te amaba tanto que no daba paso a que te abrieras a mí.



Y claro, te perdí...y fue por mi culpa, por no saber quererte. Y es que no quería escuchar o ver que ya no sentías nada por mí, -porque resultaba demasiado doloroso-, hubiera hecho cualquier cosa, por tener un sg más contigo. Por ver tus ojos un poco más,o sentir tu boca una última vez...pero no supe. (y aunque leyendo ésto parece algo verdaderamente desesperado, pues no es así, yo ésto sólo lo he sentido por ti, y nunca he suplicado el amor como me pasaba contigo). 

Ahora ya te puedo mirar, porque ya no tengo esa inseguridad en mí, ya no tengo que temblar cuanto tú te vuelvas a acercar, ya no puedo decir que lloraré de soledad. 


Ahora estoy en paz, mi vida abre paso de nueva felicidad. Me siento en paz,  aunque podría afirmar al mismo tiempo que nadie me volverá a besar las manos como tú aquella vez hiciste.  

Fue lo más bonito de mi vida. 

Por eso, sólo quiero que comprendas que por ésto y sólo por ésto, mi alma se quedó perdida por tu esencia por siempre.

Ya no volverá a correr la sangre por mis venas hasta fluir en una corriente a mi cerebro, como la primera vez que intentaste besar mis mejillas, y yo me giré para besarte (en este momento así lo recuerdo, y han pasado cinco años).



 Aquella mirada me derribó, creo que me quedé incosciente hasta hoy, aunque tú no lo sepas nunca. 

Y en mi nueva vida, digo: "¡¡¡ya basta para siempre!!!!!!", los dos vivimos ilusionados con nuestras nuevas parejas, y dime...aunque sea la última vez que lo haga...cielo, dime...¿por qué estoy llorando con tan profunda pena?. 



 Y estoy ante la pena de tener que olvidarte.
La alegría de mi nueva vida de amor.

Y doy.....


 ¡Gracias al cielo, por haberte conocido!.

2 comentarios:

Jose dijo...

¿Lo escribes en colores para diferenciar cada parte?

Es como una especie de carta de sinceridad. En la que se reconocen cosas bonitas que en su recuerdo duelen un poco.

Parte del juego es superarlas y mirar atrás con alegría por esos momentos que fueron de verdad.

Besitos ;)

Vick-al dijo...

Me ha salido así.

Algo así, quería escribir algo diferente, y me ha salido así, he mezclado recuerdos, frases que me han venido a la mente, y bueno, no sé, creo que está decente.

Claro, hay que buscar lo bueno y bonito, ¿sabes? cuando terminamos una relación o una amistad y ha sido por una decepción, siempre nos duele la pérdida, pero si miramos a nosotros mismos nos damos cuenta que nos duele porque hemos amado muchísimo y ese amor se tuvo que basar en algo bonito para que fraguara, y es así como yo lo creo.

Besitos guapo.