jueves, 5 de enero de 2012

Regalo de Reyes


Si la vida se llenara de ilusión, Maggi tendría su bonito regalo, ella tan sólo quería un poquito de paz en su casa, ya que sus padres solían discutir.
En un día como hoy, antes de Reyes, su madre había ido a comprarle su muñeca preferida, pero en la tienda lloraba de pena, su matrimonio se desvanecía, y ya no sabía si lloraba por su nefasta situación con su marido, o por lo más evidente, el sufrimiento de Maggi, pero ella, corría a la tienda a por la muñeca de su hija, cruzando los dedos que no estuviera agotada.
En otra parte de la ciudad, su marido, era un ser egoista que vivía para el trabajo, (el cual, no hacía falta que estuviera tantas horas, puesto que él, estaba allí por pasar el rato con sus compañeras de oficina y no ir a ver a su familia).

La madre de Maggi, al principio no le importaba porque le quería mucho, pero con el tiempo, se dió cuenta, lo abandonadas que estaba tanto su hija como ella, y ya no podía más, era el día de la cabalgata y su marido apenas prestaba atención a nada.

Ella pensaba comprar la muñeca e ir a recoger a Maggi de casa de su madre para llevarla a la cabalgata, pero su tristeza se reflejaba en la cara, y ella misma recapacitaba en: (lo duro es para una madre, ocultar un sufrimiento cuando su hija aunque sea pequeña es quien mejor conoce todos sus gestos).

Maggi, en su carta, suplicaba algo así:

Queridos Reyes Magos:

No sé, si he sido del todo buena, pero no quiero que lo tengáis en cuenta, por favor, porque yo quiero mucho a mis papis, y los veo muy tristes, y mi mami llora por la noches, y yo no sé, si sólo compráis juguetes para los niños, pero.. me han dicho que hacéis cosas mágicas por los ellos, y yo.. sólo quiero que mis padre no estén tristes, y bueno, si puede ser, un poquito de paz en casa.

Os quiero.

Maggi.

Y así, con esta carta tan triste, su madre se dió cuenta que su marido ya no volvería a entrar en su vida y menos en la de su hija, y que las dos solas serían fuertes para encontrar paz y felicidad.

FELICES REYES.

5 comentarios:

Jose dijo...

Madre mía, ¡¡¡que no se te pegue mi tristeza de escribir relatos!!! Me gusta el relato pero uff, es tristísimo (o tristérrimo, como diría alguien que me sé).

Y también maxi-hostia para el equipo de los chicos. ¿Tan malos somos? Una de dos, o somos malos por definición, o sólo encontráis cabroncetes. No es una crítica porque es posible que sea merecido, jajaja.

Enhorabuena, sé que me repito, pero cada texto es mejor que el anterior. Cada vez escribes mejor, es la verdad.

Besitos ;)

Miguel Angel dijo...

Que bonito el relato (:.Que te traigan muchas cosas los Reyes.

Un beso

Vick-al dijo...

Gracias Jose y Miguel Angel, (véase el ejemplo de dos chicos estupendos) le a tocado a él pero que no es un referente, que va...si a mi me gusta más la amistad masculina jaja, sois muy nobles en general, y bueno Miguel que te traigan muchos regalitos porque eres muy buena persona, espero que me perdones por las malas rachas que he tenido, que bueno tuvo cosas muy graves, como una muerte de un familiar muy querido, pero bueno, ya la vida es sabia y el destino de las personas es así, y no se puede remediar, y tú te has tragado mi tristeza, y el no poder hablar en fin ..que gracias Miguel que te quiero mucho como amigo y que ya iremos pasando las malas rachas, y muchos besos.

Miguel Angel dijo...

No te preocupes, yo tampoco he sido un ejemplo precisamente. Cuídate mucho (:

PD: Espero que te hayan traido montones de cosas los Reyes.

Vick-al dijo...

Ains, todos tenemos nuestros defectos, y eso no quiere decir como tú bien decías que no haya buenos lazos, felices reyes, besitos.