jueves, 9 de junio de 2011

Compañeros de oficina I




La noche mecía como siempre olor a decepción. Ella llegaba cansada del trabajo, y lo único que la calmaba era un chocolate caliente, sentía una gran adicción, no tenía sangre en su cuerpo pero sí onzas de chocolate derretido. Soñaba con chocolate derretido en naranjas, y le endulzaba un poco la vida.

No sabía, el motivo de sentarse en el sofá y encender el ordenador, era como comprobar que había terminado bien su trabajo, una especie de último cuadre o balance. No sabía el porqué de la horrible manía de volver a comprobar su móvil para ver si quedaba alguna llamada perdida de algún cliente, o del horrible de su jefe, que se empeñaba en martirizarla por la noche.

Ya está, su chocolate, su ordenador cerrado, y el móvil desconectado.

Ahora podía permitirse el lujo de un baño caliente y pensar en Gabriel, -sí, el mismo chico con nombre de arcángel-(que de bueno tenía poco). Hoy mismo le había contado su historia de rollo con una chica durante el fin de semana. ¡Dios mío! -se atormentaba su cabeza ¿para qué demonios se liaría con él?. En el fondo de su pensamientos, ella sabía que era un chico de rollo, que nada iba a cambiarle, -ni tan siquiera ella- por mucho amor que le procesara. Pero así somos las mujeres....confiamos porque amamos, no porque seamos menos inteligentes, en realidad somos más sensibles.

Ahora en su baño, había pensado llamarle, sentía unas ganas infinitas de oir su suave, voz, la que la había enamorado, tan dulce y sutil, y la que le hacía relajarse y dormir en las noches de pasión.
Pero no era posible, no debería hacerlo, no porque el no quisiera oir a su "rubita sexy" como la llamaba (un apodo muy típico en algunos hombres), no, no era eso. No quería porque sabía que en el fondo todo serían ilusiones inútiles, él vivía feliz sin mover un dedo por ella. ¡Era una idea absurda! . Pero no podía evitar sentir la tentación, ahora que estaba bajo el agua relajada, imaginaba el poder de su boca, aquellos labios que la hechizaron. -¿Por qué no me querrá?-se repetía con pena. Unas lágrimas cayeron por sus mejillas, -eran lágrimas que apenas tenían fuerza-, se deslizaban en su piel, con ese aroma salado, sin apenas mostrar su presencia. No se daba cuenta que estaba llorando, que sí le quería, pero no aguantaba imaginarle con otras, aunque era lo que había y ella lo sabía, su mente se llenaba de pesadillas, imaginándole con otras. Daba vueltas a su cabeza, quizás la chica que ha entrado a la oficina y le ha sonreído, puede que con ella....o mirando su facebook, pues la morena que le manda un beso y espera verle en el pub...pues con ella quizas....



Salió triste de su baño y relajada, sabía que lo podría ver por la mañana desayunando antes de entrar a trabajar, pero no...mañana llegaría después, no tenía más remedio, era su manera de evitarle para olvidar, para no dañarse más, para que él ya no le pudiera hacerla más daño nunca más. Terminar con la falsa de somos compañeros y amigos y dejarlo pasar.

11 comentarios:

Jose dijo...

Mm, ¿pone un 1? Eso quiere decir que sigue, ya estoy impaciente por saber si continúa y cómo, jajaja.

El problema de esto está en lo que ella denomina farsa al hablar de ser "compañeros y amigos".

Evidentemente para él esto si es así, en la concepción que él tiene y tal y como lo has pintado. Él es incapaz de ver que está jugando con sus sentimientos si ella no se lo dice. Y ella cree que él debe darse cuenta de lo que sucede y responder en consecuencia.

La cuestión está en que cuando se liaron para él no tuvo ningún transfondo después del momento y para ella sí.

De todas formas todo esto son suposiciones, porque ella no sabe a ciencia cierta lo que él siente al respecto. Al menos no lo sabrá hasta que no se sincere con él sobre sus sentimientos o que se lo pregunte.

Así que en vez de torturarse pensando en si sí o si no, lo mejor es dejarse de rodeos y saber si sí o si no. Ahorra tiempo y encima lo que ahorras de tiempo luego lo ganas, jajaja.

Pero esto dicho tan fácil es a veces taaaaaaaaan difícil...

Muy buen texto, Vick. Muy bonito.

Besitos ^^

Ah y por cierto, no te sientas sola. Que he visto la entrada que has quitao, jajaja.

Vick-al dijo...

Pues me alegro que lo hayas comprendido tan bien, porque una de dos o eres muy perspicaz, o yo me he expresado muy bien, y siempre es gratificante.

Pues sí, pero sí ella le pregunta como es obvio, termina pronto la trama, y además es lo que dices, a veces aunque sea lo más sensato nos falta el valor suficiente, para enfrentarnos cara a cara y abrir nuestro corazón a un chico que no sabemos ni lo que siente, ni sabemos en cierta manera, sí será mejor que lo sepa, porque puede que no lo valore, y a continuación te sientas más hundida.

Me ha encantado tu interpretación, mientras la leía sonreía, porque parece que me has leído los pensamientos, y es genial cuando encuentra a un lector que es intuitivo y se percata al momento, ¡es increible!.

Muchos besitos.

Jose dijo...

Va a ser que te has expresado genial. El texto es directo a la hora de expresar los sentimientos y eso es muy importante.

Esas cosas son así, nunca puedes saber qué es lo mejor. O actúas o no, lo que está claro es que si no lo haces nunca sabrás la verdad.

Pero, hay una cosa que me desconcierta del texto. Es cuando dice que no va a ir a desayunar con él para no darle el gusto. Es un juego un poco raro, porque si va para ella queda como que está colada por él y le sigue a todas partes, y no quiere verse así ante la indiferencia de él. Pero si no va, está actuando de forma rara y si él se da cuenta, verá que le está diciendo que ella está colada por él y quiere castigar su indiferencia de esa manera. De ambas maneras parece que pierde. Yo preferiría actuar con normalidad, pero claro, depende de la situación...

Bueno, no tan intuitivo, es que está muy claro todo lo que pones, jajaja. Pero bueno, me alegra haberte hecho sonreír, jajaja.

Besitos ^^

Vick-al dijo...

Sí, me gustan tus opiniones, verás es como evitar algo para no hacerte daño, pero sí es cierto que no es natural y que haga lo que haga pierde, así es la vida :)

Besitos.

Yo dijo...

Mmmm... sí y no.

A mí no me parece que pierda de las dos maneras. Puede que si lo miramos a corto plazo y desde un punto de vista "limitado" (por llamarlo de alguna manera) pueda parecer que ella pierde. En el sentido de que aquí y ahora, en el momento que define Vick, se muere de ganas de verle. Pero si lo miramos a largo plazo y bajo el supuesto de lo que parece inferirse en el texto... En realidad se está haciendo un favor a sí misma. Por ignorar y pasar cuanto antes mejor de un tío que sabe a ciencia cierta que le hará daño. Que no la quiere. Que no es más que otra más en su lista. Que, en definitiva, no la hará feliz. Mayormente porque no quiere, no le interesa o, simplemente, ni siquiera le importa.

Y, en ese sentido, por más que ella pueda quererle o se muera de ganas de verle u oirle, quizás con esa decisión esté ganando más que perdiendo. Aunque en ese momento igual no lo sepa, o no quiera darse cuenta.

Muy bien narrado, Vick ;)


Como ves, sigo atrasada con tus miles de entradas. Ya no sé ni las que me faltan ni na jajajajaja. Voy comentando allá donde pillo jajajaja. Y no te sientas sola, que yo también vi el post jajajaja. ¡El reader es un chivato! :O :D

Vick-al dijo...

Sí yo, es eso, porque cuando sabes que no, pues es mejor evitar, voy a ver como sigo con la historia, porque ahora no sé muy bien como seguirla.

Este finde me inventaré algo, si puedo antes pues mejor, que luego se me olvida la inspiración

Besitos.

Yo dijo...

Jajaja podrías darle un giro y hacer que él no fuera tan capullo como presuponemos jajajaja.

O que fuera ella la que al final se la colara por la escuadra ;)

Jajajaja pa variar, más que na... que luego nunca es así... pero chica, pa eso está ya la vida ¿no? Por imaginar... que no quede jajaja xD

Vick-al dijo...

Oye, pues sí, un escarmiento que se vaya con uno super bueno, de estos cañones que se quede con tres palmos de narices jijijiji qué mala soy...

Jose dijo...

Si el chaval es así y ella lo sabe desde un principio, la que se está haciendo el daño es ella misma (máxime cuando pretende actuar de manera extraña, intentando castigar de alguna forma la actitud del otro). Otra cosa sería que él le siga dando cuerda y al final la engañara.

Pero claro, es mejor lo que dice el refrán: "ojos que no ven, corazón que no siente". Que no es más que un "ojo por ojo, diente por diente" irracional. ¿A quién se le ocurre hablar de razón, cuando se hablan de sentimientos? Ains, si es que no aprendo...

Aunque bueno, parece que racionalmente tiene muy claro que no le conviene...

Yo preferiría un giro mucho más radical. Que le entre un integrismo religioso la mar de malo y que se meta a cura.

Besitos ^^

Vick-al dijo...

jajaa, eso es demasiado radical jajaa pero estaría bien...jajaa qué bueno!!

Besitos

Yo dijo...

Jajaja eso sí que es un señor giro radical e inesperado jajajaja.

Vick, te las vas a tener que ingeniar muy bien para sorprendernos ahora jajaja :D