miércoles, 29 de julio de 2015

Historias de un banco, -ahora en confesión-.

Mañana nos desplazamos para hacer nuestro curso de formación, es curioso no estoy nerviosa sabiendo que él irá también.
 Ahora escribo esto para expresarme, porque no quiero sufrir, es como una sensación extraña. Siempre me pasa que cuando alguien me gusta intento hacer estrategias como por ejemplo: ponerme guapa, ser simpática, amable, cariñosa, y entonces siempre hay algo que no funciona: tiene novia, es gay, no sé mil cosas que me hacen daño en mi corazón, pero ahora noto algo diferente, es como un impulso a la inversa, En realidad, no me sale hacer nada, porque cuando me da por realizar mis acciones de acercamiento, mis pulsiones se disparan, y me pongo frenética, así pues mañana lo veré y quiero ser natural. No me voy a maquillar mucho, ni arreglarme demasiado, no voy a ser más simpática ni voy a poner voz más melosa, y así no sufriré por un nuevo desengaño.





O quizás sí lo sufra, pero voy a hacer la intención de centrarme en mi curso y no pensar demasiado, es.... -!cómo explicarlo!-, quizás mi vida es tan triste, que ya me he acostumbrado e incluso me he resignado y cuando pienso que voy a ser feliz me da pavor, porque se que como siempre será efímero, -bonito, precioso-, pero la huella que me dejará será profunda. Yo.. ya no sé si habrá un límite de huellas por hombre, ya no se si lo sufrido tiene un tope, pero quiero pensar que todo esto pasa porque está por venir el amor de nuestra vida.. No voy a seguir elucubrando, ya os contaré a mi vuelta.

3 comentarios:

Jose dijo...

Buff, una entrada de quilates.

Me encanta, de hecho ni sé cómo decirlo.

Así que nada, enhorabuena.

Besos ;)

Vick-al dijo...

Muchas gracias, de ti me honra :)

Vick-al dijo...

La verdad es que puede que se note, que la hice desde el interior de mis sentimientos, con sinceridad y sin tapujos, creo que se aprecia, besos.