martes, 1 de noviembre de 2011

La ciudad.







Eres la poesía de un día inesperado, apareces y haces que me sienta nueva con tan sólo verte. Eres un toque leve de caricias, que tu dulce piel suave hace resbalar mis labios por ella.

Caminas creando sendero y vas a mi lado, como los pasos que se hunden en un viejo asfalto, lleno de pisadas de múltiples personas de la misma ciudad, y cada huella es una historia diferente.

Pero la ciudad rebosaba de alegría, había multitud de personas, contando sus propias vivencias, con amigos, parejas, y besos dados en un cruce de semáforos.

Todo fue asombroso para una chica como Nerea, acostumbrada a un pequeño pueblo, le sorprendió que la ciudad se llenara de vida, era como cuando de pequeña iba a alguna feria y veía risas continuas.

La noche se fundió en la ciudad. En un parque se hizo la magia, aquel follaje rebosaba por la altura de la verja que circunvalaba los árboles, aquel color verdoso, se iba oscureciendo, y tan sólo se veían las hojas que asomaban por la verja ilumninadas por un pequeño foco en el suelo.

Nerea, miraba a los dulces ojos que la acompañaban, ahora sus pisadas eran más seguras, haciendo huella en sus pasos, como sus labios incitados a besar el aire de su novio, aquel pequeño sendero, se iba alejando, como se alejarían sus corazones, al tener que volver a alejarse de su amado, y no sabría, cuando al día siguiente , y al siguiente, y de nuevo al siguiente, volverían a caminar por aquella ciudad, ya que el destino hizo que Nerea se tuviera que mudar a una ciudad diferente, cuyo lugar como tantos personajes, que como Nerea, iban y venían haciendo camino en su vida.

Pero ella lo tenía claro, su vida empezaría en aquel mismo instante, en el cual cogiera su maleta y decidiera comenzar su vida, en aquella ciudad, con aquellos pasos que la acompañarían de por vida.

2 comentarios:

Jose dijo...

Ostras, esto es distinto. Me explico, tiene ese toque de romanticismo tuyo, pero la forma en la que está escrita me ha resultado diferente.

Es original en como describes la situación y como la narras. Está muy bien, me ha gustado mucho.

Y bueno, siempre rematas con ese final melancólico, aunque como dices, es un comienzo que parece resurgir con seguridad.

Besitos ;)

Vick-al dijo...

Ja,ja ¿te puedes creer que cuando lo he terminado he pensado ufff que raro está esto? jajaja, es que me he imaginado una situación meláncolica y romántica, describiendo y pensando en lo que he visto en mi viaje jaja, y claro ha salido algo extraño, es que ví un parque mu chulo, para cuando te enamores te digo donde es, yo ya lo sé jaja hay que estar preparada en todo jaja Bueno pues gracias y muchos besitos;)