jueves, 8 de septiembre de 2011

Su pequeño ritual



Una idea de libertad perpetuaba en su mente, ya no pensaba en nada más, que en volar más allá, quizás a un lugar, donde por primera vez en mucho tiempo, no se pudiera acordar de los nervios que había pasado últimante, las presiones que se agolpaban en su vida.

Esa tarde, una vez superadas las punzadas que bloqueaban su mente y la agobiaban, como: el trabajo, responsabilidades de su familia, los estudios. Se dió cuenta que echaba de menos un rato de monotomía, o rutina.

No lo pensó más, se propuso realizar pequeñas cosas, como: tumbarse en el sofá y plantarse a ver una peli pastelosa, que ni siquiera le prestó atención, pero le pareció agradable, porque no quería pensar en nada más, tan sólo entreabrió su balcón para que la brisa invadiera la habitación y sentir el placer de poder relajarse y cerrar los ojos, para no pensar, tan sólo sentir, como sus labios se apoyaban en sus hombros casi besándolos.

La peli terminó, y al levantarse, comenzó con un ritual femenino, en resumidas cuentas, últimamente se había abandonado mucho, y ella era una chica muy femenina, coqueta, y sensual, y el sentirse así, le hacía caminar cabizbaja.

Se depiló, se pintó las uñas de manos y pies, ja, ja mientras reía, se colocó una mascarilla en el pelo, y crema en la cara, -¡qué pinta!- sonreía al verse en el espejo, pero continuó, y ahora... ¡cortándose el flequillo!, (su idea inicial era ir a la pelu, pero simplemente no le apeteció, quería gandulear por casa), esta idea le pareció hasta más interesante.

Pasada una hora, decidió poder encender su ordenador para disfrutar plácidamente de una conversación sin prisas -y lo disfrutó-.

Metió en su maleta unas zapatillas, al lugar donde iba, pensaba hacer excursiones, para poder disfrutar de paseos nocturnos, ver el ambiente en los bares, conocer gente nueva, disfrutar con una buena comida y un vaso de vino, que... (aunque no solía beber nunca, la idea le parecía sexy y placentera).

Visitar un museo, ir a ver un yacimiento,(bueno una reproducción), y no dejar que el tiempo le cohartara la libertad, pues para ella, era una oportunidad única de volver a ver a su familia, a la cual no veía desde los siete años, y pasarlo muy bien.

9 comentarios:

kocrann dijo...

Unas ganas tremendas de evadirse. Lo del ritual femenino me ha hecho sonreír. Se nota que a la prota le gusta estar siempre divina de la muerte, jeje.

Mmmm lo de "excursiones" no me suena nada bien. Yo pondría excursión ;).

Un beso y ánimo que casi estamos a viernes!!

Vick-al dijo...

Ja,ja no lo sabe tú bien!! bueno, te lo puedes imaginar, umm excuriones varias ja,ja cuántas más mijor jaja, pues sí..besos, ya te contaré.

Vick-al dijo...

La protagonista tiene los dos extremos, o va super natural casi sin peinarse, como le da la vena finde y se coloca todo las chucherías que tiene: en el pelo, las muñecas,ytiene hasta piercing de peganitas, jajaa, muakk

Jose dijo...

Ya veo que escribir en tercera persona es algo que se va extendiendo, jajaja.

Pues me alegro por la protagonista porque sé que se lo va a pasar muy bien y va a disfrutar mucho.

Besitos ;)

Yo dijo...

Ya me contarás cómo te las ingenias para hacer todo eso en una hora...

Mis "rituales femeninos" tardan lo menos una tarde entera...

Besitos ^^

Vick-al dijo...

ja,ja es que no tengo mucho pelo, y me lo quito con pinzas, jaja, la mascariilla son dos minutos y la pintura de los pies y manos otros diez ja,ja pero el resultado no es nada del otro mundo jaja, es sólo para adecentarse un poco jaja.


Sí Jose, voy muetaaaa matá, pero muy bien, hoy me voy a ekain.

Vick-al dijo...

ah, aclaro poco pelo en las piernas, en las axilas me sale más fuerte, ja,ja no soy tan sortuda!!!!

He visto el Kursal, ja, ja la semana que viene desfilan, qué pena, ya no estoy. Si no hubiera visto pasear al famoseo jaja

kocrann dijo...

Cambiaste algunas cosas del relato, ¿no?

Te ha quedado chulo. Un beso.

Vick-al dijo...

Muchas gracias, ja,ja ains.....son mis pequeñas cosas, no son relatos buenos propiamente dicho, pero mira, también me gusta que me conozcáis de alguna manera, aunque mínima, pues es una manera, para mí es importante;)