viernes, 30 de septiembre de 2011

Aquel matrimonio

Llevaban veinte años casados..


No había conocido a nadie igual, tenía la piel suave, que al rozarla se resbalaba junto a la suya. Habían pasado muchos años juntos, pero eso no importaba, aquella noche descubrió que cada día se acoplaba mejor a su cuerpo, en el que no había espacio para nada más, y en el que podía asombrarse mirando sus ojos, los cuales eran más amplios en su mirada y tibios en su calidez.

Había descubierto, que no le importaba, ni se fijaba en sus pequeñas imperfecciones, es como si desfocara la vista, y sólo quedara lo importante; -su dulce piel-, aquella que la hacía sentir segura, tierna, y con un gran amor que rebosaba de una manera perpleja por los poros de su piel.

Había descubierto el calor que emitía aquella piel, el sonido del roce con sus manos unidas, las cuales, complementaban a su cuerpo que se entrelazaba al completo. Sin darse cuenta, respiraban a la vez: profundo, lento y a un mismo ritmo, (puede que esto fuera a consecuencia de los años). Pero sólo se oía una respiración..

Acostados en la cama, como tantísimas veces a lo largo de los años, él la miró de nuevo, quizás buscando alguna nueva arrugita, marcada por los años, para él, no era algo feo, era una nueva visión madura de su mujer, que le gustaba cada vez más. Era porque la quería.

La miraba, y con su dedo índice, lo pasaba despacio y suave por el contorno de sus labios, el cual ahora se paraba en su hemisferio, jugoso y rosado, los mismos labios de los cuales se había enamorado a los veinte años, quizás, en realidad, estaban algo más secos por la edad, pero él no lo veía, sólo veía que eran unos labios apetecibles, y esponjosos, eran suyos, nadie se los podía arrebatar, porque era su derecho y su amor.

Ella tenía los ojos cerrados, y al abrirlos, pasó igualmente sus deditos, ahora un poquitos más inflamados por la edad, pero igual de suaves por sus mejillas, eso le daba una sensación familiar y placentera inigualable con nada en el mundo.

Y entre miradas, caricias, y apenas palabras, su mundo se convertía en grandioso y poderoso, porque en el fondo de su ser, ello sabían que nunca desearían vivir en ningún otro lugar.

4 comentarios:

Jose dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con este texto. Las mujeres os preocupáis demasiado por las arrugas. No sé como verá eso la mayoría masculina, pero yo no lo veo tan mal. Además según qué arrugas son síntoma de salud. Sobre todo las que se marcan al reír, por ejemplo. Eso es algo implantado en la sociedad y de la que viven mil marcas de cosméticos y centros de cirugía. Sinceramente, hay belleza en las arrugas. Suena un poco exagerado, pero tampoco hablo de quien tiene la cara como una pasa, sino de aquellas que se escandalizan por un surquito de nada.

Que eso, que no pasa nada, además estoy a favor de envejecer con dignidad. Yo quiero que se note que soy viejo (cuando lo sea), no me importa.

Aparte de mi arenga en contra de los tratamientos faciales, el texto está muy chulo. Es muy bonito y tierno. Enhorabuena, Vick.

Besos ;)

Vick-al dijo...

Pues sí, estoy conforme contigo, he querido expresar que cuando un matrimonio vive tantos años juntos y se les ve felices, quizás ya no son tan jóvenes y guapos pero si hay amor de verdad, el físico no importa tanto, creo que el cariño hace que ni se aprecie tanto, porque cuando realmente estás feliz con esa persona, y yo no digo que a todos nos gustaría estar siempre jóvenes y guapos, y que cuando pase un joven guapo o una joven guapa sea bien visto, pero a la hora de la verdad, si quieres a tu pareja, estás deseando llegar a casa y estar con esa persona que te acompaña en la vida, por lo menos,yo lo imagino así, y creo que es como debe ser en realidad.

Besos y gracias, solete.

Miguel Abgel dijo...

El físico solo es eso, coraza, como la concha de las tortugas que lo utilizamos para protegernos pero a la hora de la verdad lo que de verdad cuenta es estar a gusto con quien tenemos que estar.

Besitos,

Vick-al dijo...

Pues claro, de hecho a mi los chicos guapos de rasgos perfectos, nunca me han llamado tanto la atención, como un chico gracioso con cara simpática:)