lunes, 26 de septiembre de 2011

Aquel chico

Era una noche oscura, y el calor de las calles estrechas en aquel casco viejo de una pequeña ciudad, marcaba una sensación casi asfixiante. Elena lo recorría, aumentando la velocidad a cada paso que daba, no miraba atrás, estaba sóla en la calle, y no se atrevía a volver la vista.
Cruzando por un callejón deshabitado, un chico la cogió velozmente de la mano, arrastrándola al interior de la callejuela- no tenía salida, era una calle ciega-.

Elena, en un impulso de soltarse, apenas había percibido la rapidez de los movimientos de aquel chico, parecía un experto en el arte de asustar.

La cogió de los brazos, antes de que ella pudiera soltarse tras sus contoneos, y la miró fijamente a los ojos. -¡Oye, chica, perdona y no te asustes!. -Te he cogido porque he visto que pasas cada noche por aquí, ¿de dónde vienes?.

Elena asustada, le respondió: pues vengo de estudiar de la Universidad.

-Imaginaba -dijo el chico- lo veo por tu mochila-la volvió a mirar como si de un detecitve se tratara.

-¡Oye!-enfurecida Elena, que no encontraba sentido a su pregunta, ni a aquella manera acosante de agarrarla -¡déjame en paz, tú estás loco!, ¿qué haces?.

-Tranquila- contestó el chico -déjame, explicarte. -Mira, yo vivo arriba, y te veo pasar todas las noches, y he observado que desde hace tiempo un hombre te sigue, tú no lo ves, porque he observado que nunca miras atrás.

-¿Pero qué historia absurda me estás contando?- ¿No me digas que es un truco para ligar?.-¡Suéltame ya!...-movió sus brazos, agitándolos una vez más.

-Ah, sí perdona -la miró algo nervioso y prosiguió diciendo: -Yo no soy un tipo agresivo ni depravado, puedes no creerme, de verdad, pero era algo que tenía que decirte.

-Ya, gracias por soltarme, ha sido un detalle -le contestó bastante enfadadada.-Bueno y en el caso que sea cierto, ¿por qué no me has llamado, en vez de agarrarme, eh? -le miró con un desconcierto mezclado con su enojo.

-Sí, ya pero no sé, yo soy así, perdona.

Elena, no podía creer algo así, pero sus ojos parecían no mentir.

-Mira, es fácil, mañana vuelvo y si me sigue estaré atenta -lo miró con cierta chulería desafiante.

-Sí, eso sería fácil,- salvo que el hombre ese sea peligroso, no debes exponerte más -clamó el chico, en un intento de hacerla comprender.

-Pero piensa un poco, ¿para qué me iba un hombre a seguir?, y bueno a todo esto, dime: ¿cómo era? -Elena parecía intrigada por la contestación del chico.

Pues era un hombre de unos cuarenta, y algo menudo, moreno, con ojos grandes, viste algo clásico, con chaqueta azul y camisa blanca -le contestó el chico, como muy seguro de su descripción.

-Elena, quiso recordar un vecino suyo así, y pensó por un minuto que su vecino, el cual tomaba su misma dirección, entonces se dió cuenta que era él y le exclamó al chico:- ¡Oye, por favor!, no me digas que es mi vecino del segundo que toma mi misma dirección al salir del trabajo, pues ese hombre malvado segun tú, no me sigue, es que vive en mi calle.

-Ahora, era el chico el que bajó la cabeza, y en unos segundos volvió a alzar la vista de nuevo para mirarla de reojo, en un intento de comprensión y se marchó sin decir nada.

Elena se sintió un poco rara, por un lado, esa manera de cogerla de los brazos y el susto de muerte que le había dado, pero... por otro lado, la intención del chico parecía buena, así que, su mirada se volvió compasiva, y salió corriendo hacia él, y le dijo: -bueno chico, de todas formas gracias-, le dió la mano y se giró para seguir su camino, caminado ahora quizás algo más lento, porque en cierta manera se sentía protegida.




8 comentarios:

Miguel Angel dijo...

Bueno pues me he quedado con ganas de más, qué intriga, jajaja

Besitos

Vick-al dijo...

Ja,ja gracias, pues seguiré en ello, me queda una pendiente de unos lios de faldas en la office jaja

Jose dijo...

Mm, esto de agarrar brazos me suena, no sé de que será... y la verdad es que me dejo preocupado.

Hubiera estado bien que al día siguiente apareciese el chico vestido de manera clásica, jajaja.

¿Así termina?, jo te va a pasar como a mí con los presos, jajaja.

Besitos ;)

Vick-al dijo...

Ja, ja pues vaya par de novelistas inacabados jaja, me parto, bueno sucedánea de semi novelista inacabada , ja, ja jooo con lo bien que estaba la historia de presos, me ha dado una rabiaaaa jaja, (en confianza te lo digo) ja, ja, yo toda emocionada con el plan que estaba yo ya comprendiendo bien y mira se acaba jaja

Jose dijo...

Entonces a ver, ¿quieres que continúe? Piénsalo, que te voy a dar el capricho y no es algo que conceda fácilmente, jajaja. Entonces, has comprendido la situación de los presos, ¿no?

Por cierto, a los del office a ver si los vemos prontito, jajaja.

Besos ;)

Vick-al dijo...

Ja,ja creo que mi mediana inteligencia a alcanzado a entender algo,ja,ja;) pero no sé...es tan profundo a la vez, no sé, el sentimiento de enmascarar una estrategia, de jugar con los pensamientos del otro preso, creo que sí, lo pillé.

Joo pues sí sigues por mí encantada, pero sí tú quieres, es tu relato, y bueno yo continúo con los de la offices, trato hecho, pero yo no soy tan buena como tú, ten compasión jaja (estoy todo el rato de broma, no lo tomes a mal) es que yo hablo así.

Besitos^^

Jose dijo...

Eso es, hay un juego psicológico entre ellos.

Bueno, continuará... jajaja.

¿Compasión?, claro, como escribes tan mal que nadie te lee, pues tendré que tener compasión... No me lo tomo a mal, pero no me pongas esas pamplinas que me acabaré enfadando, jajaja.

Besitos ;)

Vick-al dijo...

eso de mi mediana inteligencia ha alcanzado...ja, ja era una broma!!!rectifico que parece algo irónico. Ja,ja.

Pues oye qué sí, estoy deseando leer la continuación. Vale, pero sigo diciendo que que estás que te sales últimamente, y eso es difícil de superar, y aclaro que..esto no es broma

Besitos;)