jueves, 12 de mayo de 2016

¿Quieres venir...?

Fue simplemente aquella mirada la que se deshizo en lágrimas. No podía soportar verle allí delante de ella impasible, sin movimiento tal cual parecía una estatua hierática de tiempos faraónicos.

-¿Por qué no reaccionaba?-se preguntaba expectante algún movimiento-.

 -Mira tú, respodió él, si me acerco corro peligro de besarte.
 
-No, no te iba a besar, tan sólo te miraba-contestó atónita su descaro.

-Tu mirada que habla de cuando íbamos al cole, y es muy parecida a cuando tú me besaste por primera vez en el patio-¿No te acuerdas?-miraba otra vez con cierta arrogancia, del que se cree amado.

-Bueno, sí, tú ya sabes... que te quería como una niña inocente, esperando besos y poco más. (si supiera que ahora a mi edad me conformaría con esos besos)- pensó un poco triste, mientras balbuceaba monosílabos, si, bueno, etc...


Entre aquellas palabras, y miradas volvían a un tiempo que quedaba lejano pero no en su recuerdo.

Recordaban una cajita con unas palabras escritas dentro, era una hojita de block:

"Si tú alguna vez quisieras ver las estrellas conmigo, te llevaría al tejado de casa de mis padres y nos sentaríamos allí con algunas chuches para compartir y creo que te besaría-¿quieres venir conmigo esta noche?-"


-¿Te acuerdas?-dijeron los dos a la vez.

-Sí, aquella cajita.

Continuará...


No hay comentarios: