domingo, 29 de noviembre de 2015

Volar

Había llegado el momento de salir y escapar, no aguantaba más en casa con las mismas rutinas, aquellas pequeñas tonterías diarias, que iban menguando su ilusión. 
Ya le daba igual tantas cosas que ni ella misma se reconocía. Ya era la hora de salir de su interior y ver que pasa por ahí fuera. 
Por eso decidió hacer un viaje de vuelta sí,sí,  pero al menos... vería otros paisajes, y conocería a otras personas que le ayudaran a ver el mundo en "azul cielo" y no en negro mate. Así que un día gastó sus ahorros pidió y suplicó tiempo para el viaje ( lo pidió porque era necesario para ella, como una medicina, no porque le guste pedir nada, pero eran sus dias trabajados y ahora los necesitaba libres),  y se decidió  marchar con el rumbo soñado, con la única cosa que de verdad le hacía ilusión, subir de nuevo a un avión ver las nubes y pensar que sigue ahí en "azul cielo" constante y  pretender no bajar al suelo nunca más.
 Sus alas como Da Vinci un día inventó  y su viaje a su eterna Roma. (el próximo Florencia jaja), pero donde no hay mucho hay que elegir prioridades).


No hay comentarios: