sábado, 27 de junio de 2015

Historias hoy más tristes, en un banco

Cuando logré sentarme en mi caja, sellé algunos impresos, y luego me acerqué al fichero para comprobar si en los contratos teníamos todos los documentos como dni y etc...en su sitio. Aquella salita llena de ficheros y carpetas donde las lejas se amontonaban hacia arriba, logré acordarme de cuando tú me querías  y me esperabas a salida del banco...entonces rebuscando en mi bolso pude leer esas preciosas palabaras  que me escribíste.


" Tu piel es tan cálida y dulce que tan sólo con acercarme a ti el color de la vida que asoma por mi mejilla se multiplica en calor. Efímero,dulce y fugaz como el momento que nos concierna es todo tan rápido y perputuo que no puedo evitar tener  miedo que un día se termine"

Es verdad que nunca intentamos terminar con lo nuestro pero la distancia se hacía fría sin tu aroma y al final olvidáste mi calor, mi amor y todos los momentos que pasamos entre risas y la vida era tan espontánea, haciéndola simple: paseando por las calles, en los bares y en mi habitación

.
 
De repente inmersa en mis pensamientos entraste tú, con tu aire de chico de traje de chaqueta y gesto serio, y mi corazón se quedó parado en ese momento. Ya no podía hablar y decir mis tonterías, me quedé tranquila como si te conociera de mucho tiempo atrás y hubieras vuelto vestido con otra apariencia. Tu olor es verdad que no me resultaba conocido pero tu mirada me recordaba a tiempo atrás.  

-¿Te ayudo a algo? -me dices con naturalidad
-No importa, aunque si me alcanzas la carpeta de arriba, me ahorro de ir por la escalera ja,jaa
 -Claro, jaja, - me miró y me hizo un guiño.

Estuvimos un rato ordenando y mirando,  y ya a la hora de abrir caja entramos, la mañana se desarrolló bien, el cuadre al final nos retuvo más tiempo y al estar sólos se hizo divertido contar, y comprobar la pantalla que todo estuviera en orden.

Cuando salimos ya no había nadie, ni ruidos, ni billetes, ni ordenadores, sólo su mirada de adiós y la mía en un gesto de bueno, ya está, hasta mañana. 




2 comentarios:

Jose dijo...

Trocitos inconexos de un todo algo enigmático en el que lo único que se conoce es el sitio.

Porque aunque no lo fueran, los protagonistas pueden ir cambiando de un texto a otro y lo vería creíble, la verdad.

Besos ;)

Vick-al dijo...

Buff madre mía Jose, lo he liado mucho sin darle sentido, ains lo siento de verdad, es que soy un desastre escribiendo jaja poco a poco, iré revisando :) me gustaría ir mejorando :)besitos :)