viernes, 12 de junio de 2015

Historias de amor y relaciones comunes


Aquella mañana todo parecía diferente, no estaba la arpía de mi compañera dando siempre a entender que ella lo hace mejor entre ironía y risa, (más falsa que Judas), el caso es pues que ella tenía la gripe, y mi director me había traido un nuevo compañero de caja. Porque en el banco que trabajo yo estoy en caja, y bueno, me gusta.. siempre hay una sensación nerviosa porque las colas se amontonan tanto como la mala educación e impaciencia de los clientes, pero por lo general también hay gente que te quiere, te visita a menudo, (casi siempre los pobrecillos pensionistas que se acercan a ver si le han ingresado la pensión) pues una ya tiene una cierta confianza. 
 Normalmente cuando llego a las ochos menos diez para abrir, siempre voy un poco con el ojillo pegado, luego me tomo un café y empiezo a preparar todo. Pero para mi sorpresa apareció mi desconocido jaja, casi nos chocamos porque no nos conocíamos y andábamos medio zombis los dos. Bueno tras unas miradas, él me dijo:
 -Buenos días, perdona creo que no te han avisado, yo soy Miguel y vengo en puesto de Lucre- me dijo con un gesto de resignación-.
-Ah, pues vaya que no -respondí un poco enfadada a pesar que observaba lo guapo que era-.

El caso es que entre la frialdad del momento, el sueño y recodando lo bruja por no avisarme, nos dimos la mano. Le indiqué su asiento y vino Fran el director, y Magi la interventora.
Todo trascurrió con normalidad, como venía de otra sucursal no le hizo falta indicaciones, no era un becario. Yo pensé que estaría molesto por el cambio, ( a casi nadie le gusta que lo cambien, pero no lo pregunté, porque su actitud era positiva, y no lo parecía, al revés se hizo con la clientela, y las ancianas se reían con él y hacían los típicos comentarios jaja).

No sé si fue por pena, o por hablar con él, que le dije que si había venido en bus o coche por acercarle, pero me dijo que en coche, y allí nos despedimos.
En cuanto llegué a casa llamé a Lucre para ver como estaba (aunque no somos íntimas a nadie le gusta estar con gripe  y siempre da consuelo que la llamen a una en esos momentos). Pero como no soy una pasmá le dije que podía haber avisado antes, que somos compañeras y eso. Ella se excusó diciendóme que había hablado con Fran y que le entró fiebre se echó a dormir...y bla y bla, ( si lo llego a saber que me tiene 20 minutos más y eran las 4 sin comer me callo y ni mu).

Continuar...



 

No hay comentarios: