martes, 30 de junio de 2015

Dïas de melancolía en el banco

Los días pasaron, y realmente fuimos compañeros sin más, pero cuando llegó el día que termináste la sustitución de Lucre, yo sentí una gran tristeza, (os hablo de la misma sensación de cuando te enamoras y esa persona se va de tu lado, ya sabéis -esa melancólica sensación de soledad mezclada con tristeza-). 
El día que ya tú no viníste, fue como si el mundo me quitara la ilusión. Lucre aparecía por la puerta tan parlanchina, y mandona, incluso más que antes, porque había estado mucho tiempo sin poder hacer de las suyas. Realmente no puedo evitar pensar que a veces es insoportable, y más cuando él había dejado el listón tan alto en todo. 

Ese  día para mí fue horrible, pensé que si me volvían a venir con  una bolsa llena de céntimos para cambiar, y aquel cliente que no paraba de preguntar no se callaba de una vez, no iba a aguantar, ¡¡buff la verdad que se me hizo eterna la jornada!!. 
La semana no fue mucho mejor, porque lo cierto es que ya no tenía el corazón a destellos, ni mi cabeza funcionaba a velocidad del rayo pensando que iba a contarte, y entonces ...me decaí, creo que agaché un poco la cabeza para volver a creer que volvería a  continuar con mi rutina de siempre, en la misma situación de hastío, cuando el director me llamó, y me habló de un curso de formación acerca de préstamos a largo plazo, el caso fue,  que teníamos que salir una semana a Madrid para hacerlo, y lo mejor que tú ibas también.
 Pues no sé si fue el frío que hacía, pero noté que las piernas me temblaban, (no era por el frío, creo que era por los nervios más bien).-Sï, sí,me estaban diciendo que por fin volvería  a verte, era una gran noticia-.
 
Todo se me arrebataba en mi cuerpo y mi mente, empecé a pensar que tal vez tú ya me habrías olvidado, o que no te interesaría tanto como a la inversa. No sabía si debía mandarte un whataaps... pero luego me dije que no debería que a ti te tocaría dar el paso y de esa manera tan loca y absurda, me quedé quieta, y no hice nada.

Continuará...

2 comentarios:

Jose dijo...

La idealización del amor tempranero es algo tan asqueroso como indiscutible.

Cuando se lo encuentre ya no va a ser igual. O a lo mejor así lo veo yo. Porque todo eso surge de un contexto que ya no existe.

Pero vamos, que conmigo a los mandos (de la escritura digo) acabaría mal, jajaja.

Besos ;)

Vick-al dijo...

Yaa, pero hay que tener fe, yo no tengo mucha fe en las personas pero es cierto que de muchísimas algunas te sorprenden y son buenas personas, pero hay que buscar mucho, es verdad, yo no soy tan positiva como los textos, pero quiero pensar que ando equivocada, jaja
Besitos :)