jueves, 19 de junio de 2014

Haciendo el tonto para ser feliz

¿Y si el viento no sabe decirme lo que debo hacer?, ¿Será posible no poder alcanzar un sueño?. 

La gente habla de crisis pero...no hablan de crisis de amor, quiero decir, ¿por qué no admitimos que nos cuesta más demostrar amor?. Pasada cierta edad, y llegando a los 35 más o menos, ya no nos tratamos con tanta espontáneidad. Es bonito pensar que todavía la juventud se sabe expresar cariño. 

Acabo de leer un relato que me ha encantado, hablaba de juegos, de risas, de volver a la juventud, a que no nos importe hacer tonterías, o ser un poco más niños. Siempre deberíamos ser así, deberíamos jugar, y poder reirnos de nosotros mismos, en el sentido de saber que hacemos tonterías para hacer feliz.
 También hoy he entrado en una clase de "aguagym" y me ha encantado, hacíamos bailes, girábamos, nos reíamos de los pasos, en el agua estábamos en plan flamenco con los giros y palmas,- ha sido una risa-.

 Pues es eso, tener alegría, saber transmitirla y hacer feliz con cualquier actividad: un relato tierno, unos bailes alegres, etc... No sé, haciendo simplemente lo que realmente nos gusta para ser de verdad nosotros mismos.

No hay comentarios: