sábado, 21 de septiembre de 2013



Avaricia de tus besos
Pereza de vivir sin ti
Y la ira de sentirte lejos de mi.

Soberbia de saberme
Elegido por tu corazón
Humildad para reconocerte la mejor.

Son pecados tan dulces que merecen el perdón
Son pecados más dulces que un zapato de raso, mi amor.

Envidia del sudor
Que emana ardiente de ti
Gula por comer tu vientre de satín.

Lujuria abrasadora
Que me hace presagiar
La tristeza más conmovedora si te vas.

Son pecados tan dulces que merecen el perdón
Son pecados mas dulces que un zapato de raso, mi amor.

Avaricia de tus besos
Pereza de vivir sin ti
Y la ira de sentirte lejos de mi.

No hay comentarios: