sábado, 22 de marzo de 2014

Centro de atención




En aquel pub bailaban ellas dos, sin apenas mirar a nadie, seguían danzando en torno a la música de "Los años 80" sin apenas esperar que nada ocurriera.

Sara miró atrás un grupo de chicos parecían tontear y mirarlas, ellas ni caso, pero quizás ahora se sentirían mucho más interesantes, puesto que habían captado la atención de ese grupo.

Decidieron hacerse fotos de esas que te haces tú misma haciendo el pavo, y  de repente un chico de ellos salía al fondo poniendo los cuernos, Ja, ja;  ya se iban aproximando.

Ahora, ellas dos, Sara y Cristina ya se sentían guapas, sexys y admiradas, ( es esa sensación de ser el centro de atención). Les cambió la sonrisa, la manera de bailar más sensual y libre.

La pena que el cortejo sigue a más y si no te gustan los chicos es una pena, porque ya no podrás ser más su centro de atención, pasará como siempre; se presentarán, hablarás un poco con ellos, quizás te inviten a una copa y luego desaparecerás, siendo ellos los que busquen otros nuevos centros de atención.

:)

2 comentarios:

Jose dijo...

No me entero, entonces, ¿los chicos son malos?

¿Cómo es la historia? :P

Besos ;)

Vick-al dijo...

No, no son malos, es lo natural que pasa, cuando no te gustan los chicos de un grupo que sueles pasar, pero....no deja de ser chula la sensación de sentirte admirada, porque eso te da autoestima al menos.


Besitos