miércoles, 24 de septiembre de 2014

Escapada









Me escapé de mi casa a 300km, reservé un hotel, era de cuatro estrellas pero barato, tenía un estilo desfasado por llevar a juego las colchas y las cortinas en un estampado de los años 50 estilo rococó jajaa, o algo parecido.

Al llegar con mi hermana vimos que tenía piscina y subimos, unos chicos jóvenes se bañaban pese a ser las diez de la noche y se suponía que cerraban a las ocho. LLevaban  cubalitros y nos invitaban a la fiesta. Nos dijeron que las chicas que habíamos visto correr habían escapado de ellos.

 Era un contrasentido porque el hotel tenía pinta de obsoleto y formal, en cambio había jóvenes por todos los sofás anticuados del hotel tirados en plan informal. Yo pienso que el ambiente era juvenil dado su bajo precio. 
Al entrar en la habitación, era muy espaciosa, pero se olía a polvo o humedad, pensamos que era por la moqueta, asi que abrimos por la terrible alergia que tenemos a los ácaros, (no fue una noche muy oxigenada, me costó respirar, y los ojos se me enroquecieron). Aún así no fue muy grave, me dormí enseguida. No sin antes ir a ver la ciudad. 
 Fuimos a una plaza de toros había una fiesta de "Octoberfest", pero no bebímos cerveza, sólo dimos una vuelta. Paseamos, cogimos un bus, vimos fachadas yo diría que modernistas  muy bonitas. Y tomamos un "San Francisco" buenísimo con zumo de naranja, realmente se notaba de donde venía las naranjas y el lugar que visitábamos. 





A la mañana siguiente me quedé sóla porque mi hermana tenía una reunión, y al principio pensé en Museos, pero me sentía rara yo sóla en un museo así que decidí pasear a mi bola hasta las cinco que volveríamos a nuestro origen. 

Visité jardines en la "Ciudad de las Ciencias y las Artes"... un río, arbolillos, me senté en el césped a descansar, iba muy cansada porque aunque me pedía refrescos y algo de comer, al estar sóla no duraba mucho en los bares, y pasé a visitar panaderías para desgustar lo típico cuando me adentré por las calles de la ciudad.

Comprendí que es triste estar en plan solitario en una ciudad a pesar de ser un sitio tranquilo, bonito que infunda paz. Es como no saber muy bien qué hacer o dónde ir,pues nadie te dirige, te aconseja, ni puedes reir. 
Te encuentras en aquel enjambre de carreteras, tiendas y bares pensando hacia donde dirigir tus pies.

Preciosa Valencia por su paz, tranquilidad, clima y ambiente.

2 comentarios:

Jose dijo...

En vez de verlo como algo negativo, piensa ir sola es una oportunidad para hacer lo que quieras.

No tienes que tener un plan, puedes improvisar y así encontrar lugares que posiblemente no hallarías de ir acompañada.

Hay que aprovechar lo bueno de cada situación.

Besos ;)

Vick-al dijo...

Sí, eso sí un plan sin plan como vi en una peli jajaa :) gracias, y besotes :)