sábado, 13 de julio de 2013

Cuando marchaste

 Tarde trivial de verano, paseo con gran libertad, sin prisas, ni pensamientos; totalmente libre y feliz. 
Me asomo y miro el mar, su calma parece perpetuarme haciendo que me vaya meseando los cabellos ante la brisa para intentar ordenarlos.



Me entretengo ante el verde jardín, todo está en orden tal y como tú lo dejaste cuando te fuíste. Ahora predomina la tranquilidad, ya no se revuelven las flores ante tu presencia. el miedo terminó por marcharse, y han encontrado el color.




Entre redes rotas por tu ruina, salpicó el crujido del mar, ahora mira: se encuentra en calma, -rota y destruida pero feliz-.

La naturaleza está ordenada tal y como la dejaste, menos mal cuando marchartes

No hay comentarios: