viernes, 24 de abril de 2015

Es viernes....y hay que amar la primavera

Esta mañana tras los puntos que me dieron ayer, para hacerme un implante, ¡¡buff al menos ya me enroscaron el tornillo!! o perno jaja, y para Agosto muela nueva (es un descanso), pues me levanté bien, parece ser que el ibufrofeno y la amoxicilina se ha aliado conmigo, y después del duro invierno, en sueños y por el silencio de la noche, no soñé con tu amor. Tras el café y un sandwich me dispuse a llamarte, todavía me sentía nerviosa, hacía tiempo que no sabía de tu calor.


Me cogíste el móvil, pero terror, (ya no es como llamar a los fijos que siempre se oía bien, ahora se oía entre ruido y cortada la comunicación), me sentí morir, ojalá no lo hubieras cogido. Estaba asustada porque tú te enfadaste conmigo, pues aquella tarde te dejé plantado, pero es que no lo pude evitar, me llamó también un lejano amor, y lo lejano aunque no sea muy bueno pues tiene preferencia, por la ausencia de tiempo, o al menos tonta que soy, eso creí.

Pues tras muchas adversidades, y contratiempos, al parecer te alegró oir mi voz.

Así que el calor de la voz siempre es preferente, bueno no sé, aunque ya veís que siempre tengo una excusa para hacer lo que me viene en preferencia.


 Porque... ¿qué es el amor si  no le das un poco de excentricidad, algo de valor y una porción de nervios?.





No hay comentarios: